Imagen de la noticia Reeducar al cuerpo para lograr uno sano
Fachada del Hospital de Clínicas

imagen indicando seccion 301.03.2013 | EXTENSIÓN

Reeducar al cuerpo para lograr uno sano

El Programa de Actividad Física y Deporte del Departamento de Medicina del Hospital de Clinicas recomienda, entre otras cosas, que previo al inicio de todo entrenamiento se debe realizar una evaluación médica , así como todos los demás estudios adicionales que el médico cardiólogo o deportólogo considere necesario


Desde el Programa de Actividad Física y Deporte del Departamento de Medicina del Hospital de Clinicas se recomienda que previo al inicio de todo entrenamiento se debe realizar una evaluación médica que incluya un examen físico completo y un electrocardiograma, así como todos los demás estudios adicionales que el médico cardiólogo o deportólogo considere necesario. Siempre es conveniente el uso de ropa cómoda, que favorezca la eliminación de la transpiración y no dificulte la realización de los ejercicios.

En caso de realizar ejercicios en un gimnasio es recomendable que el mismo cumpla con todos los requisitos para un entrenamiento seguro. Por ejemplo:

- Presencia de profesionales capacitados (Que determinen las cargas a utilizar en cada ejercicio a través de una evaluación objetiva).
- Maquinarias y materiales en condiciones óptimas para su utilización.
- Espacios amplios para ejecutar los ejercicios.

Para el Dr. Jorge Franchella, del Departamento de Medicina del Hospital de Clinicas, “es fundamental trabajar durante al menos dos semanas a una intensidad moderada a fin de evitar lesiones y favorecer los procesos de adaptación. Durante este período se aprenderá la ejecución de los ejercicios. Concluido el mismo, se podrá trabajar con mayores intensidades”.

También al realizar una sesión de entrenamiento es fundamental una adecuada entrada en calor con ejercicios que estimulen el componente aeróbico, movilidad y flexibilidad, para mejorar el rendimiento y evitar lesiones. Al finalizar los ejercicios de baja intensidad, como los de flexibilidad, favorecen la recuperación muscular.

Para evitar esfuerzos que puedan provocar lesiones es importante planificar una rutina y seguir una secuencia. “Aquellos que involucren grupos musculares más grandes deben ir antes de los de grupos chicos; los ejercicios que involucran varias articulaciones antes que los mono articulares y los de mayor intensidad antes que los de menor” sostienen desde el Departamento de Medicina. Inicialmente, la frecuencia de entrenamiento sugerida es de 2 a 3 sesiones semanales. “En los primeros meses de entrenamiento no es tan relevante aumentar las sesiones de trabajo como variar la selección de los ejercicios, el volumen y/o la intensidad. Luego será conveniente aumentar la cantidad de entrenamientos semanales de 3 a 5” concluye Jorge Franchella.

La utilización de máquinas para desarrollar fuerza es muy recomendable, debido a que permiten una ejecución sencilla de los ejercicios y brindan mayor seguridad y estabilidad del cuerpo. Los movimientos con pesos libres generan mayores ganancias de fuerza, aunque se debe tener especial cuidado en desarrollar la técnica correcta para evitar lesiones. Siempre una opción viable consiste en la realización de ejercicios con el propio cuerpo.

En síntesis una planificación de entrenamiento deberá contemplar:

- Intensidad: determina la carga con la que se realizará las repeticiones de un cierto grupo muscular.

- Volumen: define la cantidad de series y repeticiones.

- Frecuencia: número de veces de sesiones semanales de entrenamiento

- Densidad: relación entre las sesiones de esfuerzo y el descanso.



BUSCADOR



Sitio web diseñado, producido y administrado por la Secretaría de Relaciones Institucionales, Cultura y Comunicación de la UBA