Imagen de la noticia Impacto nutricional sobre los factores de riesgo en mujeres pre y postmenopáusicas
Doctora María Elena Torresani, Facultad de Medicina

imagen indicando seccion 423.05.2013 | INVESTIGACIÓN

Impacto nutricional sobre los factores de riesgo en mujeres pre y postmenopáusicas

La profesora doctora María Elena Torresani, de la Facultad de Medicina, dirige un proyecto UBACYT, cuyo objetivo inicial era estimar el impacto a nivel óseo y cardiometabólico de los factores de riesgo nutricionales más prevalentes en la población pre y postmenopáusica.


La Universidad de Buenos Aires presenta una serie de notas escritas por los directores de los proyectos de las Programación UBACYT con el objeto de difundir las actividades de investigación que se desarrollan en la Universidad y que procuran incidir en la realidad en la cual vivimos, mejorando las condiciones de vida actual y futura.

Impacto nutricional sobre los factores de riesgo en mujeres pre y postmenopáusicas

por la doctora María Elena Torresani

La esperanza de vida en el mundo se ha incrementado en forma significativa, por lo que está aumentando considerablemente la proporción de adultos mayores y con ello la frecuencia de las enfermedades relacionadas con la edad. En las mujeres la esperanza de vida se elevó durante los últimos 160 años, a un ritmo sostenido de alrededor de 3 meses por año.

Sin embargo, la edad en que ocurre la menopausia se ha mantenido relativamente estable. De tal manera, en la época actual, y de acuerdo a las proyecciones realizadas para el año 2030, aproximadamente 124 millones de personas vivirán más de 80 años, y la mayoría de esa población estará conformada por mujeres menopáusicas, por lo que las mismas vivirán más de una tercera parte de sus vidas con deficiencia estrogénica.

De generación en generación, a lo largo de décadas y siglos, se han transmitido y se sigue haciéndolo, innumerables fantasías, deformaciones y errores acerca del climaterio y la menopausia. Y hoy en día, si bien hay mucha disponibilidad de información, la misma no siempre es válida y fidedigna.

Lo importante a tener en cuenta, es que llegar a esta etapa de la vida no es signo de vejez ni de enfermedad. Es simplemente un cambio biológico, la aparición de un nuevo equilibrio hormonal, al que toda mujer, si está bien informada y preparada, se podrá adaptar sin dificultades.

Sin embargo, para muchas mujeres, esta etapa de transición entre la adultez y la senilidad, representa una verdadera crisis de mediana edad, desencadenada por la concientización de los primeros signos de su declinación biológica. Pueden ver reducidas sus expectativas, especialmente inmersas en una sociedad moderna donde se prioriza un culto a la juventud, al cuerpo y a la belleza física. Se produce un replanteo del sentido de la vida y un balance de la misma.

Si bien la menopausia representa un evento fisiológico dentro del ciclo vital femenino, su historia natural está asociada con implicancias potencialmente negativas para la salud. En consecuencia, aumenta el costo vinculado a la morbilidad y mortalidad femenina, por lo que sería útil considerar en este período la posibilidad de instaurar un modelo de prevención primaria de salud, aplicable a mujeres que inician esta etapa de su vida, y que pudiera incluir acciones sobre el estilo de vida, tendientes en general a disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular, osteoporosis y fracturas.

De ahí es que será esta etapa una oportunidad ideal para identificar factores de riesgo e implementar medidas preventivas, con la finalidad de cuidar la salud de la mujer climatérica, mejorar su calidad de vida y prevenir las enfermedades prevalentes en este período.

El cuidado de la salud en el climaterio, implica considerar sin duda, los aspectos nutricionales, por el gran impacto que pueden llegar a tener sobre la  calidad de vida. La educación alimentaria, a través de aplicación de medidas higiénico-dietéticas y una alimentación saludable constituyen una de las mejores estrategias para la prevención de enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, cáncer, osteoporosis y sobrepeso u obesidad, enfermedades todas ellas posibles de prevenirse, obteniéndose los máximos beneficios si estas estrategias son llevadas a cabo precozmente. 

Es por este motivo, que todos los que conformamos el equipo de salud, debemos concientizar a la mujer, informarla y educarla para la toma de decisiones en lo referente a su cuidado.

La línea de investigación sobre Nutrición en la Perimenopausia se inicia como actividad conjunta  entre la Fundación para la Investigación de las Enfermedades Endocrino Metabólicas (FIEEM) de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la 1º Cátedra de Dietoterapia de la Carrera de Nutrición de la Facultad de Medicina de la UBA.

El objetivo inicial fue estimar el impacto a nivel óseo y cardiometabólico de los factores de riesgo nutricionales más prevalentes en la población pre y postmenopáusica concurrentes a la mencionada Fundación, realizando un screening poblacional de los factores de riesgo relacionados con la nutrición y analizando la ingesta de determinados nutrientes críticos en esta población en estudio. 

Se llevó a cabo un diseño analítico, longitudinal y observacional. La población blanco fueron mujeres pre y postmenopáusicas, mayores de 40 años, que que  en forma voluntaria y anónima aceptaron participar del proyecto durante el periodo bianual 2010-2012. 

- Se determinó el Riesgo Cardiovascular (RCV) según la Relación Circunferencia Cintura/Talla (CCT), observando que la mayoría de las mujeres analizadas presentan RCV según este indicador, encontrándose asociación estadística con los principales factores de riesgo cardiovasculares (edad, sobrepeso, cintura aumentada, aumento del LDL-C e HTA). De esta forma se pudo demostrar que este indicador (CCT) constituye una herramienta simple y práctica que permite hacer screening tanto a nivel individual como poblacional.

- Con respecto al Riesgo de Osteoporosis, la mayoría de las mujeres postmenopáusicas estudiadas, presentó la densidad mineral ósea (DMO) disminuida. A su vez, esta DMO disminuida se asoció significativa mente con los años transcurridos en menopausia y con la ganancia de peso corporal menor del 5% del peso corporal. Se destaca que la mayoría de la muestra es sedentaria y consume un muy bajo aporte de calcio. 

- Con respecto al Riesgo de Fracturas Osteoporóticas, la mayoría de la muestra presentó un bajo riesgo de fracturas osteoporóticas (RFO) según FRAX®, encontrándose relación directa con la edad mayor o igual de 60 años, fracturas personales previas y el consumo de glucocorticodes.

Dentro de las variables independientes se trabajó sobre la adherencia al tratamiento nutricional, la compulsión glucídica en esta etapa biológica y la relación del consumo de sal con la hipercalciuria.

- Con respecto a la percepción de la adherencia al tratamiento auto-reportada por las pacientes se encontró relación directa entre la pérdida de peso semanal y la percepción de la adherencia, concluyendo que cuanto mayor es la percepción de adherencia al tratamiento, mayor es la pérdida de peso semanal, no habiendo asociación con la edad, el IMC o el tiempo transcurrido hasta el primer control.

- Se analizaron los factores predictores del descenso de peso en esta etapa biológica, encontrándose que la mayoría de la muestra descendió menos del 1% semanal de su peso inicial al tratamiento, encontrándose relación directa entre la pérdida de peso semanal y el nivel de adherencia al tratamiento; y una relación inversa con el tiempo transcurrido hasta primer control y los rangos del IMC. Se concluye que se obtiene mayor pérdida de peso semanal cuanto mayor es la adherencia al tratamiento y menor el IMC y tiempo transcurrido entre la visita inicial y el primer control.

- Con respecto al análisis de la compulsión glucídica en las mujeres posmenopáusicas analizadas, el picoteo entre comidas y la compulsión glucídica fue referida por la mayoría de la muestra,  siendo el chocolate el alimento más seleccionado. A su vez, se registró en la mayoría de ellas estado de ansiedad. Las mujeres posmenopáusicas que no trabajan, no tienen hijos y consumen diariamente alcohol, fueron las que mayor probabilidad presentaron de tener compulsión glucídica. Sin embargo en ninguna de las variables analizadas hubo asociación estadística significativa con la aparición del evento.

- Por último otra variable analizada fue el consumo de sal y su relación con la hipercalciuria, encontrándose que presentan hipercalciuria el 19,8% del total de la muestra y 27,3% de las mujeres que se encontraban menopáusicas. El consumo objetivo de ClNa fue de 7,1±3,2 g/día, observándose una fuerte asociación con el sodio urinario y entre índice Ca/creatinina 24 hs y la calciuria (mg/24 hs). No se encontró asociación significativa entre la ingesta aumentada de sodio y la hipercalciuria.

Acerca de María Elena Torresani

Licenciada en Nutrición. Carrera de Nutrición. Facultad de Medicina, UBA. Doctora de la Universidad de Buenos Aires. Durante los últimos 5 años he publicado 13 artículos en revistas nacionales y 5 en revistas internacionales con referato, a esto se suman 1 capítulo de libro con referato y la edición de 7 libros. Ha recibido numerosos premios y reconocimientos, siendo los dos últimos destacados: Premio Accésit a la mejor comunicación en la modalidad de Póster Trabajo: Estimación del riesgo de fracturas osteoporóticas mayores y de cadera según FRAX ® en mujeres adultas argentinas, otorgado en el 2º Congreso Internacional de Controversias en Obstetricia y Ginecología por la Asociación Argentina de Controversias en Obstetricia y Ginecología en el año 2010. 1º Premio al mejor trabajo de investigación. Trabajo: Percepción de la adherencia al tratamiento y descenso del peso corporal en mujeres adultas con sobrepeso u obesidad, otorgado en el XVIII Encuentro Anual de Nutricionistas por la Asociación Argentina de Nutricionistas Dietistas, en el año 2011.

mtorresani@fmed.uba.ar

Acerca del proyecto de investigación

Proyecto (UBACyT 2010-2012) “Impacto Nutricional sobre los Factores de Riesgo más prevalentes en Mujeres Pre y Postmenopáusicas”

Integrantes

Director: María Elena Torresani. Facultad de Medicina, UBA.
Miembros del equipo: Lic. María Laura Oliva, Lic. María Laura Rossi, Lic. Celeste Squillace, Lic. María Beatriz Alorda, Lic. Lorena Rosalía Belén.

Carrera de Nutrición. Facultad de Medicina. Universidad de Buenos Aires y Fundación para la Investigación de las Enfermedades Endocrino Metabólicas (FIEEM) e Investigación Clínica Aplicada (ICA).



BUSCADOR



Sitio web diseñado, producido y administrado por la Secretaría de Relaciones Institucionales, Cultura y Comunicación de la UBA