logo del Programa de Derecho Humanos

Día Internacional del Trabajador

El Día Internacional del Trabajador fue instituido por el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internaciona, en 1889, como homenaje a los mártires de Chicago y como jornada reivindicativa de los derechos de los trabajadores.

El Día Internacional del Trabajador fue instituido por el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional (París, 1889) como homenaje a los Mártires de Chicago y como jornada reivindicativa de los derechos de los trabajadores.

Historia
“En noviembre de 1884 se celebró en Chicago el IV Congreso de la American Federation of Labor, en el que se propuso que a partir del 1º de mayo de 1886 se obligaría a los patronos a respetar la jornada de 8 horas y, si no, se iría a la huelga.
En 1886, el Presidente de los Estados Unidos, Andrew Johnson, promulgó la llamada Ley Ingersoll, estableciendo las 8 horas de trabajo diarias. Como esta ley no se cumplió las organizaciones laborales y sindicales de Estados Unidos se movilizaron. Llegada la fecha, los obreros se organizaron y paralizaron el país productivo con más de cinco mil huelgas.
El episodio más famoso de esta lucha fue el funesto incidente de mayo de 1886 en la Haymarket Square de Chicago: durante una manifestación contra la brutal represión de una huelga, una bomba provocó la muerte de varios policías. Aunque nunca se pudo descubrir quién fue el responsable de este atentado, cuatro líderes anarquistas fueron acusados, juzgados sumariamente y ejecutados.
En julio de 1889, la Segunda Internacional instituyó el "Día Internacional del Trabajador" para perpetuar la memoria de los hechos de mayo de 1886 en Chicago. Esta reivindicación fue emprendida por obreros norteamericanos e, inmediatamente, adoptada y promovida por la Asociación Internacional de los Trabajadores, que la convirtió en demanda común de la clase obrera de todo el mundo.
El Congreso de París de la Segunda Internacional acordó celebrar el "Día del Trabajador" el 1º de mayo de cada año.
Desde 1890, los partidos políticos y los sindicatos integrados en la Internacional han dirigido manifestaciones de trabajadores en diversos países en petición de la jornada de 8 horas y como muestra de fraternidad del proletariado internacional.
Este origen reivindicativo y de lucha obrera se asocia con el 1º de mayo, cuya celebración ha pasado por diversos avatares según el país y su régimen político... ”


MARCO NORMATIVO
→ Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
→ Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer
→ Protocolo Adicional a la Convención Americana en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales "Protocolo de San Salvador".
→ Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares.
→ Convención sobre los Derechos del Niño.
→ Declaración Universal de los Derechos Humanos
→ Convención Americana de Derechos Humanos
→ Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Convenios de la Organización Internacional del Trabajo ratificados por Argentina (OIT):
Estos dos Convenios establecen la norma general de 48 horas regulares de trabajo a la semana, con un máximo de 8 horas al día:
→ Convenio sobre las horas de trabajo (industria), 1919 (núm. 1)  >>
→ Convenio sobre las horas de trabajo (comercio y oficinas), 1930 (núm. 30) >>

Por otro lado, resulta oportuno destacar:
→ Convenio sobre igualdad de remuneración, 1951 (núm. 100)  >>
→ Convenio sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958 (núm. 111)  >>

Legislación Nacional
→ Ley 11.544 Jornada de Trabajo  >>
→   Ley 20.744 Ley de contrato de trabajo  >>
→ Ley 23.551 Ley de Asociaciones sindicales  >>
→ Ley N°26.727 Nuevo Estatuto del Peón Rural >>
→ Ley de Higiene y Seguridad en el Trabajo Nº 19.587 >>
→ Ley sobre riesgos de trabajo Nº 24.557  >>
 

SISTEMA DE PROTECCIÓN Y PROMOCIÓN
→ Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
→ Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer
→ Comité para la Protección de los Derechos de los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares
→ Organización Internacional del Trabajo (OIT)
→ Comisión Interamericana de Derechos Humanos
→ Corte Interamericana de Derechos Humanos


CURSOS AUTOFORMATIVOS
El curso de de Acceso a la Justicia y Derechos Económicos, sociales y culturales tiene por objetivo que los lectores y lectoras tengan bases conceptuales, metodológicas y prácticas para manejar definiciones y distinciones entre derechos humanos y derechos económicos, sociales y culturales y, en especial, asimilar la interrelación e indivisibilidad entre esas categorías de derechos, a partir del derecho del acceso a la justicia.


BIBLIOGRAFÍA NUEVA
Situación de los derechos humanos de las personas travestis y trans en la Argentina, octubre 2016. Evaluación sobre el cumplimiento de la Convención para la Eliminación de todas las formas de discriminaciòn contra las mujeres (CEDAW). >>
Autores: Akahatá, Agrupacion Nacional Putos Peronistas, Cooperativa de Trabajo La Paquito, Abogados y abogadas del NOA en Derechos Humanos y Estudios Sociales (ANDHES), Arte Trans, Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT), Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), Bachiller Popular Mocha Celis, Centros de Estudios Legales y Sociales (CELS), Colectiva Lohana Berkins, Colectivo de Investigación y Acción Jurídica (CIAJ), Colectivo para la Diversidad (COPADI), Comisión de Familiares y Compañerxs de Justicia por Diana Sacayán- Basta de Travesticidios, Conurbanos por la Diversidad, Frente Florida, Frente TLGB, La Cámpora Diversa, Lesbianas y Feministas por la descriminalización del aborto, Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL), Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, OTRANS, Personas Trans Autoconvocadas de Argentina .

A pesar de los avances en el marco normativo de la Argentina, la población trans y travesti sigue siendo objeto de hechos de violencia, orientados por la discriminación ante identidades de género no normativas. El presente informe demostrará cómo esa discriminación se sostiene además en obstáculos estructurales para el acceso a derechos básicos como el derecho a la educación, la salud, el trabajo, el acceso a la justica, la identidad y el derecho a una vida libre de violencia, entre otros. Como resultado de esta discriminación estructural se estima que las personas trans y travestis tienen una expectativa de vida de 35 años en las Argentina.
Este informe busca brindar una descripción del estado de situación de las problemáticas estructurales que afectan de forma directa a la población trans y travesti en la Argentina, analiaza el derecho a la no discriminaciòn en la esfera del empleo y acerca recomendaciones para la eliminación de los patrones institucionales de discriminación y violencia de género.
 
→ Laya, Ana. El Derecho al Cuidado en los Convenios Colectivos de Trabajo del Sector Privado. Análisis comparativo de Convenios Colectivos en las ramas de actividades con mayor índice de feminización del sector privado. Documentos de Trabajo “Políticas públicas y derecho al cuidado”, ELA, CIPPEC y ADC.  >>

Diversas normas de derecho internacional establecen la responsabilidad de varones y mujeres de asegurar la conciliación entre la vida laboral y la vida familiar, en particular respecto de la obligación de cuidado de las niñas, niños y adolescentes. También el derecho internacional vinculado específicamente con el empleo ha incorporado la corresponsabilidad del cuidado en su agenda.
Sin embargo, en el derecho argentino la corresponsabilidad del cuidado ha sido tibiamente incluida en el corpus normativo. En materia de legislación laboral, el reconocimiento de las responsabilidades de cuidado de trabajadores y trabajadoras se circunscribe, en la generalidad de los casos, a los períodos de licencia por maternidad. En forma incipiente, algunas normativas reconocen una mayor extensión al período de licencia por paternidad. Ya se trate del sector público o del sector privado, las leyes, reglamentos, convenios o acuerdos sectoriales específicos que regulan la contratación incluyen un conjunto de previsiones vinculadas a la protección de las y los trabajadores y de sus familias.
A su vez, dentro de este vasto conjunto de previsiones existen ciertas licencias o beneficios que se enfocan más específicamente en las responsabilidades parentales de las mujeres trabajadoras y madres, y por lo tanto inciden sobre las prácticas o estrategias de cuidado (especialmente de niños y niñas) que pueden o deben poner en marcha las familias. Las licencias y beneficios enfocados en las mujeres, antes que promover una organización social del cuidado más justa, refuerzan el rol de las mujeres como cuidadoras, cristalizando las desigualdades existentes tanto en términos de género como socioeconómicos. Si bien en lo últimos años se observa un creciente interés por incorporar el tema del cuidado a la agenda legislativa, en particular para la reforma de las normas laborales, ninguno de estos proyecto ha llegado a discutirse en el seno de los recintos de las Cámaras del Congreso Nacional, por lo que los intentos de reforma no han prosperado hasta la fecha.
Los Convenios Colectivos de Trabajo (CCT) constituyen una herramienta invaluable para elevar el piso que fija la Ley de Contrato de Trabajo (LCT. Sin embargo, el interés que se observa en relación con este tema entre ciertos actores no se ve reflejado en los Convenios Colectivos de Trabajo que se analizan en este documento, que incorporan escasas licencias y beneficios relativos al derecho al cuidado. Los convenios colectivos analizados, por lo general, siguen reproduciendo una visión maternalista de las responsabilidades de cuidado y mantienen las diferencias que se generan en otros sectores del mercado laboral (como ser las que se generan entre el empleo público y el privado). Por ejemplo, en relación al goce del derecho al cuidado existen variaciones según el tipo de empleo en el que se desempeñe, la actividad y el sector en el que desarrolle su actividad.
Es importante que se incorpore en los procesos de negociación colectiva la introducción de cláusulas en los convenios colectivos que amplíen derechos tales como licencias por paternidad más extensa y obligatoria, y que se incorporen nuevas licencias parentales de uso indistinto para padres, madres u otros integrantes de las familias. También es preciso que se contemplen otras formas y modalidades de empleo como trabajo flexible, tiempo parcial, incorporación gradual post-licencia, entre otros, permitiendo un abanico más amplio de opciones a las familias al momento de resolver la organización del cuidado que mejor se adapte a sus circunstancias particulares y sus preferencias. Todo ello, en el marco de una estructura integrada que comience a marcar el camino hacia un sistema de cuidados de alcance universal.
 
→ Ana Elena Badilla y Carlos Rafael Urquilla Bonilla, El derecho al trabajo en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos  >>
 

MATERIAL AUDIOVISUAL
→ ELA, Equipo Latinoamericano de Justicia y Género - Ley de licencias universales  >>
Lucía Martelotte, responsable del área Política de ELA, fue entrevista por Télam sobre la necesidad de impulsar un proyecto de ley de licencias universales.

→ Mercedes D´Alessandro: Economía Feminista >>