logo del Programa de Derecho Humanos

Día Nacional de la Conservación del Suelo

El uso irracional del suelo genera una alteración de sus propiedades, la erosión es el más grave de los procesos de degradación. De las 280.000.000 has que abarca la Argentina, el 40% están afectadas en algún grado por procesos de degradación, principalmente por erosión.

El 7 de julio se celebra el Día Nacional de la Conservación del Suelo, establecido en 1963 por decreto de la Presidencia de la Nación en memoria del Dr. Hugh Hammond Bennet. El Dr. Bennet fue un investigador estadounidense que trabajó constantemente en busca de la preservación de la integridad del recurso natural suelo, cuya importancia es vital para la producción agropecuaria.

El uso irracional del suelo genera una alteración de sus propiedades, la erosión es el más grave de los procesos de degradación. De las 280.000.000 has que abarca la Argentina, 112.000.000 has (40%) están afectadas en algún grado por procesos de degradación, principalmente por erosión.

Por eso es de verdadera importancia crear la inquietud para que en forma conjunta productores, contratistas, profesionales, estudiantes, docentes, empresarios y toda la comunidad en general tome conciencia de los riesgos que implica la pérdida de un recurso natural de tan vital importancia como lo es el suelo.


MARCO NORMATIVO
→ Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación  >>
→ Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático >>
→ Ley 22.428 de Fomento a la Conservación de Suelos  >>
→ Ley Nacional (Nº 25.675) - Política Ambiental Nacional  >>
→ Ley Nacional de Bosques 26.331 >>
→ Plan de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación  >>
 

SISTEMA DE PROTECCIÓN Y PROMOCIÓN
→ Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)
→ Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)  >>
→ Organización Meteorológica Mundial >>
→ Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)  >>
 

BIBLIOGRAFÍA
→ Jérémie Gilbert, El Derecho a la Tierra como Derecho Humano: Argumentos a Favor de un Derecho Específico a la Tierra, Sur - Revista Internacional de Derechos Humanos, Nº 18, Junio 2013, pp. 123/145.  >>
El derecho a la tierra ha recibido una cierta atención en cuanto problema de derechos de propiedad y como un derecho particularmente importante para los pueblos indígenas y las mujeres, pero este derecho se encuentra ausente de todos los instrumentos internacionales de derechos humanos. Este artículo analiza como el derecho a la tierra ha sido abordado desde cinco ángulos diferentes en la legislación internacional de derechos humanos: como una cuestión de derecho de propiedad, como un derecho específicamente importante para los pueblos indígenas; como un ingrediente para la igualdad de género; y como una llamada para unirse contra la desigualdad en el acceso a la alimentación y a la vivienda. Al analizar estos diferentes enfoques, este artículo propone identificar el lugar del derecho a la tierra en los instrumentos y jurisprudencia internacional de derechos humanos así como analizar por qué ese derecho no ha sido incluido -y si debería ser incluido- como derecho específico e independiente.
Original en inglés. Traducido por Fernando Campos Leza.

→ FAO, La agricultura y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, julio 2016. >>
La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible determinará las políticas de desarrollo desde ahora hasta el año 2030. En la Agenda se integran las tres dimensiones del desarrollo sostenible: la económica, la social y la ambiental. Con esta intención, la Agenda 2030 pide a los Estados Miembros y sus asociados que exploren los numerosos vínculos existentes entre los objetivos y las metas.
La alimentación y la agricultura ocupan un lugar central en la Agenda 2030. La aplicación de la agricultura sostenible resulta fundamental para la consecución de muchos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y por consiguiente es importante reforzar la participación del sector en las estrategias nacionales de desarrollo.
Los últimos avances en la agricultura han supuesto una importante mejora de la productividad y han permitido aumentar la capacidad de satisfacer la creciente demanda de alimentos y de otros bioproductos. No obstante, los avances han sido desiguales y a menudo han ido acompañados de costos sociales o ambientales que socavan los logros alcanzados y amenazan la sostenibilidad. En el futuro las mejoras en la agricultura seguirán dependiendo del incremento de la productividad, aunque se deberá hacer un mayor hincapié en las dimensiones social y ambiental de la sostenibilidad.
Para alcanzar los ODS se necesita un nuevo enfoque que integre la agricultura, la actividad forestal y la pesca, y que tenga en cuenta las compensaciones recíprocas y las sinergias entre los sectores y entre las dimensiones de la sostenibilidad. La FAO ha elaborado recientemente los elementos de un marco y un enfoque para abordar de una manera más eficaz e integrada el desarrollo sostenible en los sectores agrícola, forestal y pesquero. Este enfoque contribuye a apoyar los mecanismos necesarios en materia de gobernanza y diálogo sobre políticas y determinar las vías de desarrollo sostenible entre los ODS, en todos los sectores y a lo largo de las cadenas de valor relacionadas, en consonancia con los principios y enfoques que respaldan la Agenda 2030.

→ FAO y GTIS, Estado Mundial del Recurso Suelo (EMRS) – Resumen Técnico. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura y Grupo Técnico Intergubernamental de Suelos, Roma, Italia, 2015.  >>
Este documento presenta la primera evaluación mundial sobre suelos y temas relacionados.
Hoy en día, el 33 por ciento de la tierra se encuentra de moderada a altamente degradada debido a la erosión, salinización, compactación, acidificación y la contaminación química de los suelos. Una mayor pérdida de suelos productivos dañaría severamente la producción de alimentos y la seguridad alimentaria, incrementaría la volatilidad de los precios de alimentos, y potencialmente sumiría a millones de personas en el hambre y la pobreza. Pero el informe también ofrece evidencia de que esta pérdida del recurso suelo y sus funciones pueden ser evitadas. La gestión sostenible del suelo (entendida a su vez como el manejo sostenible del suelo), utilizando conocimiento científico, conocimiento local, y enfoques y tecnologías probadas, basadas en evidencia, pueden incrementar el suministro de alimentos nutritivos, proporcionar una valiosa herramienta para la regulación del clima y salvaguardar los servicios de los ecosistemas.

→ OEI, La Lucha contra la contaminación  >>
Son numerosas las formas de contaminación y los problemas ambientales que los seres humanos estamos provocando desde los inicios de la revolución industrial y, muy en particular, desde la segunda mitad del siglo pasado. Una contaminación sin fronteras asociada a todas las actividades humanas y que, junto a otros graves problemas, está degradando todos los ecosistemas y contribuyendo a un cambio climático cuyas consecuencias estamos viviendo ya. Los costes de esta degradación ambiental no se han tomado en consideración hasta recientemente, pero se empieza a comprender que deben ser incorporados en la evaluación de cualquier proyecto; no se pueden “externalizar”, como se viene haciendo, porque resulta absolutamente insostenible. Y, lo que es más importante, es preciso estudiar las causas de esta degradación para evitarla, combatirla y proceder a la recuperación ambiental para hacer posible un futuro sostenible.
 

MATERIAL AUDIOVISUAL
→ FAO, Healthy soils are the basis for healthy food production>>

The Value of Soil  >>

Sustainable soil management: A major step in achieving the Sustainable Development  >>


MATERIAL DIDÁCTICO
¿Cuánto sabes sobre los suelos?  >>
Quince preguntas para celebrar el Año Internacional de los Suelos 2015. “Excava” en este cuestionario para evaluar tu conocimiento acerca de los suelos.