logo del Programa de Derecho Humanos

Día internacional de la Democracia

El tema de este año escogido para el Día es: "Democracia y prevención de conflictos", que se centra en la necesidad de reforzar las instituciones democráticas para promover la paz y la estabilidad. La creación de sociedades resilientes exige, además, un enfoque más integrador para lograr gobiernos democráticos efectivos e inclusivos que respeten los derechos humanos y el imperio de la ley.

La democracia es un valor universal basado en la voluntad libremente expresada de los pueblos de determinar su propio sistema político, económico, social y cultural, y en su participación plena en todos los aspectos de su vida.
El tema de este año escogido para el Día es "Democracia y prevención de conflictos", que se centra en la necesidad de reforzar las instituciones democráticas para promover la paz y la estabilidad. La creación de sociedades resilientes exige, además, un enfoque más integrador para lograr gobiernos democráticos efectivos e inclusivos que respeten los derechos humanos y el imperio de la ley.

Las sociedades resilientes con capaces de dirimir sus disputas a través de la mediación, el diálogo y un grado razonable de legitimidad de sus instituciones. Desarrollar infraestructuras y mecanismos para la prevención de conflictos provee el fundamento para resolver las injusticias y mantener la paz. Procesos tales como los acuerdos de paz, las elecciones y las reformas constitucionales, pueden ayudar a mantener un equilibrio entre intereses contrapuestos, así como reducir la fragilidad y la violencia.

Un liderazgo fuerte que apoye la democracia, mejore la sociedad, empodere a las mujeres y mantenga el Estado de derecho, son condiciones que preservan la estabilidad y la paz.
Reconociendo los lazos indivisibles entre las sociedades pacíficas y las instituciones eficaces, responsables e inclusivas, la Agenda 2030 para el Desarrollo incluye la democracia en su objetivo número 16.


MARCO NORMATIVO
→ Declaración Universal de Derechos Humanos, Art 21 inc. 3 «La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto».
→ Pato Internacional de Derechos Civiles y Políticos
→ Convención Americana de Derechos Humanos
→ Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer
→ Declaración del Milenio de las Naciones Unidas
→ Agenda 2030 para el Desarrollo.


SISTEMAS DE PROTECCIÓN Y PROMOCIÓN
→ Comisión Interamericana de Derechos Humanos
→ Corte Interamericana de Derechos Humanos
→ Comité de Derechos Humanos. Te invitamos a leer la Observación General No. 25, Comentarios generales adoptados por el Comité de los Derechos Humanos, Artículo 25 - La participación en los asuntos públicos y el derecho de voto.
→ Sabías que en Naciones Unidas hay un Experto independiente sobre la promoción de una orden internacional democrático y equitativo? Actualmente está a cargo de Sr. Alfred DE ZAYAS (Estados Unidos de América)
→ Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, por ejemplo, ha proporcionado asistencia electoral a 59 Estados Miembros en los dos años previos a la Asamblea General de 2013, para fomentar la capacidad de gestión electoral sostenible, promover la participación inclusiva en elecciones, particularmente de las mujeres y otros grupos sub-representados.
→ UNESCO
→ ONU- Mujeres
→ UNICEF


BIBLIOGRAFÍA
→ Philip Alston, Los Derechos Humanos bajo ataque. Cómo responder a las amenazas populistas a los derechos humanos, SUR Revista Internacional de Derechos Humanos, Nº 25, Julio 2017.  >>
Es bastante evidente que el movimiento de derechos humanos está enfrentando una serie de desafíos sin precedentes. En este texto Philip Alston habla sobre cómo el movimiento debe responder para sobrevivir. Primero, señala la importancia de no perder la perspectiva, recordando que la defensa de los derechos humanos nunca ha sido fácil. Añade que debemos reconocer que se trata de un esfuerzo a largo plazo, el cual no va a desaparecer cuando Trump deje su cargo y que es esencial que el movimiento desarrolle introspección y apertura para adaptarse. Después expone cinco temas clave que el movimiento debe abordar en los próximos años: la amenaza populista a la democracia; el papel de la sociedad civil; la desigualdad y la exclusión; la desacreditación del derecho internacional y la fragilidad de las instituciones internacionales. Finalmente, Alston sugiere una serie de estrategias que las organizaciones de derechos humanos deben adoptar para responder a esta nueva realidad. Termina diciendo que todo esto debe ser hecho con urgencia. El momento de actuar es ahora.

→ Julio Montero, Derechos Humanos, Paternalismo y Democracia, Lecciones y Ensayos, pp. 245/254. >>
En el presente trabajo quiero mostrar que la prioridad que Nino le otorga a los derechos humanos respecto de la deliberación pública conduce a un criterio sustantivo de legitimidad que obliga a los ciudadanos a aceptar esos derechos como una imposición patemalista. Esta dificultad para explicar adecuadamente la incorporación de los derechos humanos al edificio del derecho positivo se debe,a su vez, a que Nino los considera como derechos esencialmente morales, soslayando su dimensión jurídica.

→ Rodolfo Cerdas, Democracia y Derechos Humanos, Serie: Estudios de Derechos Humanos Tomo I, Instituto Interamericano de Derechos Humanos.  >>
Como frecuentemente ocurre con conceptos sustantivos, el de democracia presenta tal gama de dimensiones que resulta no solo difícil lograr una definición satisfactoria sino de poco valor práctico.
Si bien es cierto que comúnmente se utiliza la definición de gran universalidad e impacto retórico, acuñada por Abraham Lincoln, que conceptualiza a la democracia corno el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, ello más bien ayuda a mostrar las dificultades de tan concisa definición. Así, si se analiza tal afortunada expresión, resulta que cada uno de los términos utilizados en ella implica, de un modo u otro, una cuestión problemática en sí misma, que ha recibido, además, diferentes respuestas en cada etapa del desarrollo histórico. Así, la noción de pueblo no solo ha tenido significados distintos por aquellos individuos a quienes incluía, en atención a riqueza, sexo, etnia o edad, sino que políticamente se han ensayado definiciones que excluían a sectores sociales enteros por su ubicación en el proceso productivo o su actitud política eventualmente contrarrevolucionaria. Tal fue el caso de algunas corrientes marxistas. Constitucionalmente en todas las naciones se encuentran cláusulas de exclusión, o requisitos distintos a la capacidad racional y moral para elegir y ser electo. Se ha exigido, según la época y el lugar, el tener cierta cantidad de capital, propiedad o educación; se ha excluido a las mujeres por su condición de tales hasta bien entrado el presente siglo, así como a individuos pertenecientes a otras etnias o a integrantes de clases sociales declaradas enemigas. Frecuentemente, además, tales exclusiones de tipo electoral han ido acompañadas de otras graves restricciones y violaciones al libre ejercicio de los derechos humanos fundamentales.

→ Roberto Gargarella, El nuevo constitucionalismo dialógico, frente al sistema de los frenos y contrapesos  >>
En lo que sigue, organizaré este texto del siguiente modo. En primer lugar, precisaré la idea de diálogo constitucional, y la relacionaré con un particular entendimiento de la democracia, basado en la idea de democracia deliberativa. En segundo lugar, trataré de justificar mi afirmación según la cual el sistema de frenos y contrapesos nació con el objeto de contener y canalizar enfrentamientos sociales y políticos muy profundos. A tal objeto, desarrollaré dos tareas. Por un lado, me adentraré en algunas consideraciones sobre historia constitucional, destinadas a entender el significado y los objetivos de dicho sistema de frenos y contrapesos; y a reconocer las razones que dieron lugar al desarrollo de dicho esquema de equilibrios. Por otro lado, examinaré la particular concepción de la democracia sobre la que aparece apoyada esta propuesta institucional.
Finalmente, y en lo que representará la parte central de mi escrito, examinaré tres objeciones posibles a la idea de que el sistema de frenos y contrapesos se encuentra en tensión con la pretensión de contar con un sistema de diálogo constitucional. En primer lugar, me ocuparé del argumento según el cual el sistema de frenos y contrapesos tiende activar, en los hechos, el diálogo público, promoviendo la “transformación de las preferencias” de la ciudadanía, y la confrontación y el debate entre las distintas ramas del
poder. El segundo argumento que voy a estudiar es el que sostiene que la práctica del sistema de revisión judicial de constitucionalidad tiende a desarrollarse de un modo “conversacional,” y por tanto en línea con los ideales del diálogo constitucional. Examinaré, en este caso, el trabajo de autores como Alexander Bickel y –más contemporáneamente- Barry Friedman El tercer argumento bajo análisis es el más relevante para este escrito. Este argumento se apoya en algunas reformas y prácticas institucionales renovadas, como las enunciadas al comienzo de este trabajo (i.e., la notwithstanding clause de la nueva Carta de Derechos de Canadá), que son justamente las
que nos han empujado a hablar del diálogo constitucional. El argumento podría decir que el sistema de frenos y contrapesos es compatible -en todo caso, a partir de innovaciones menores- de abrir espacio para el desarrollo de prácticas dialógicas. En relación con esta idea, mi propósito no será el de negar ni la existencia ni el valor de estas experiencias de diálogo (por el contrario, según dijera, mi interés es el de promoverlas). Sí me interesará señalar, en todo caso, que en ausencia de cambios más sustantivos, que nos permitan dejar atrás la lógica agonal del sistema de frenos y contrapesos, resultan bajas las posibilidades de desarrollar prácticas dialógicas sustantivas y mantenidas en el tiempo.


MATERIAL AUDIOVISUAL
→ Roberto Gargarella, Poder Judicial y Democracia, Borde Jurídico, Publicado el 17 marzo 2015.  >>

En la calle, la historia, Canal Encuentro.  >>
El retorno de la democracia El 30 de octubre de 1983, se llevaron a cabo las elecciones presidenciales tras siete años de dictadura militar. Con esperanzas, con mucho entusiasmo, con confianza en el futuro, los argentinos recuperábamos la democracia.