logo del Programa de Derecho Humanos

Día mundial de la toma de conciencia sobre el abuso y maltrato a la vejez

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 66/127, designa el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato en la Vejez. Representa el día del año cuando todo el mundo expresa su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a algunas de nuestras generaciones mayores.

La población mundial de las personas de 60 años o más será más del doble, de 542 millones en 1995 a alrededor de 1.200 millones en 2025. Se estima que entre el 4% y el 6% de las personas mayores de todo el mundo han sufrido alguna forma de abuso y maltrato. El maltrato de las personas de edad puede llevar a graves lesiones físicas y tener consecuencias psicológicos a largo plazo. Los malos tratos a las personas de edad se prevé que aumentarán dado que en muchos países el envejecimiento de la población es rápido.
El maltrato de las personas mayores es un problema social mundial que afecta la salud y los Derechos Humanos de millones de personas mayores en todo el mundo y es un problema que merece la atención de la comunidad internacional.
La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 66/127, designa el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia de Abuso y Maltrato en la Vejez. Representa el día del año cuando todo el mundo expresa su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a algunas de nuestras generaciones mayores.
¿Qué es el «maltrato de los ancianos»?
“Se lo puede definir como «un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza». Puede adoptar diversas formas, como el maltrato físico, psíquico, emocional o sexual, y el abuso de confianza en cuestiones económicas. También puede ser el resultado de la negligencia, sea esta intencional o no.
En muchas partes del mundo el maltrato de los ancianos pasa casi inadvertido. Hasta hace poco, este grave problema social se ocultaba a la vista del público y se consideraba como un asunto esencialmente privado. Incluso hoy en día, el maltrato de los ancianos sigue siendo un tema tabú, por lo común subestimado y desatendido por sociedades de todo el mundo. Sin embargo, cada día hay más indicios de que el maltrato de los ancianos es un importante problema de salud pública y de la sociedad.”
 
MARCO NORMATIVO
→ Declaración Política y Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento (2002) >>
→ Principios de las Naciones Unidas en favor de las Personas de Edad  >>
→ Protocolo Adicional a la Convención Americana en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales "Protocolo de San Salvador". >>

SISTEMAS DE PROTECCIÓN
→ Programa de las Naciones Unidas sobre el envejecimiento. >>
→ En el Sistema Interamericano hay un Grupo de Trabajo sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores y que se encuentra en proceso la firma de una Convención Interamericana sobre Derechos Humanos de las Personas Mayores.
 
CURSOS AUTOFORMATIVOS
Podes encontrar un módulo específico sobre los derechos humanos de las personas adultas mayores en el curso autoformativo de Acceso a la justicia y derechos económicos sociales y culturales, del IIDH. >>
 
BIBLIOGRAFÍA
→ Paula Aranibar, Acercamiento conceptual a la situación del adulto mayor en América Latina, CEPAL, 2001. >>
Tres enfoques -de la desigualdad, de la dependencia y de la vulnerabilidad- se usan para analizar la vejez en tanto su condición de fenómeno social complejo; todos ellos reconocen el sustrato fisiológico de la ancianidad, pero dan mayor importancia a los factores socioculturales para explicar el papel de las personas de edad en las comunidades y las familias y para investigar sobre sus condiciones y su calidad de vida. Se plantean las potencialidades y debilidades de nociones como calidad y estilos de vida para capturar las diferentes facetas de la vida social de la tercera edad. Se pasa revista y se precisan tendencias estilizadas en algunos ámbitos en los que la vulnerabilidad de las personas mayores es aguda, en particular la salud, el empleo y la seguridad social y se revisan los impactos contemporáneos de reformas recientes del sector público que afectan directa o indirectamente a los adultos mayores. Finalmente se examinan algunas políticas públicas que puede contribuir a reducir la vulnerabilidad social de este grupo de la población, ya sea mediante el apoyo del Estado, de la comunidad o de las familias.

Envejecimiento, derechos humanos y políticas públicas. Sandra Huenchuan Editora, Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Santiago de Chile, abril de 2009  >>
El paulatino pero inexorable envejecimiento de la población de América Latina y el Caribe presenta dos características que preocupan: un ritmo más rápido que el registrado históricamente en los países desarrollados y un contexto caracterizado por una persistente desigualdad, un débil desarrollo institucional, sistemas de protección social de baja cobertura y calidad y una institución familiar muy exigida en materia de seguridad y protección.
En este nuevo libro de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) se analiza el fenómeno del envejecimiento desde la perspectiva demográfica, la garantía de derechos humanos en la vejez y las opciones de políticas públicas que los países de la región están poniendo en práctica en virtud de los acuerdos derivados de la primera y segunda Conferencia regional intergubernamental sobre envejecimiento en América Latina y el Caribe (2003 y 2007).
En el libro se presenta el marco de políticas de protección social basadas en derechos y su aplicación a la situación específica de la población de edad avanzada y se analiza la situación de las personas de edad en términos de seguridad de ingresos, acceso a la salud y entornos inclusivos. Asimismo, se ofrece una perspectiva de los impactos del envejecimiento demográfico en los sistemas de protección social —pensiones, salud y servicios sociales— y se brinda un panorama general de la posición que han alcanzado los derechos de las personas de edad en las legislaciones nacionales y las políticas públicas que se implementan en la región. La publicación concluye con una síntesis de los principales retos que el envejecimiento de la población plantea para la construcción de sociedades democráticas e inclusivas y resalta la necesidad de avanzar progresivamente en la adecuación de las respuestas públicas al escenario demográfico de las próximas décadas.

Envejecimiento y sistemas de cuidados: ¿oportunidad o crisis?, CEPAL, UNFPA y Ministerio de Desarrollo Social de la Nación >>
La población de América Latina y el Caribe envejece rápidamente, en un contexto de precariedad económica y ausencia de servicios sociales sólidos que puedan asegurar calidad a lo largo de todo el ciclo de vida, y especialmente en la vejez. A este escenario, de por sí complejo, se suman el aumento de la esperanza de vida y el incremento de la población mayor de 75 años, fenómenos que, unidos al descenso de la fecundidad y la mayor participación de las mujeres en el mercado de trabajo, implicarán, por un lado, un aumento de la demanda de cuidados en la vejez, y por otro, una disminución de la capacidad de brindar estos apoyos, especialmente para el actor que tradicionalmente ha desempeñado esta función: la familia, y dentro de ella, sobre todo, la mujer. Si bien la consideración de la necesidad de cuidados como un riesgo social es reciente en la región, la magnitud de esta problemática y la necesidad que los Estados asuman el envejecimiento y sus consecuencias como un tema prioritario de sus políticas públicas es evidente. El documento aborda esta temática desde la perspectiva de dos actores: la familia y el Estado —que no son los únicos que intervienen en la oferta de cuidados, ni son excluyentes entre sí—. El primer capítulo realiza un acercamiento a la relación entre familia y envejecimiento, las tendencias demográficas que la caracterizan y los desafíos que de ella se derivan para las políticas públicas, específicamente con respecto al cuidado en la edad avanzada, y poniendo especial atención a la problemática de género ligada a este fenómeno social. El segundo capítulo describe y analiza un programa estatal de cuidados para las personas de edad, que se desarrolla en la Argentina desde 1996 —el Programa Nacional de Cuidados Domiciliarios, que depende de la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores - Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social—, presentando los resultados de una investigación cualitativa centrada en el impacto del programa en la vida de las personas atendidas, de sus familiares y de los propios cuidadores domiciliarios, y en los factores que facilitan u obstaculizan su adecuada implementación.
Se espera que estos resultados sean útiles para dar visibilidad a este tema y coadyuvar en el diseño e implementación de otros programas de cuidados dirigidos a las personas de edad en la región.

 → Personas adultas mayores y derechos humanos, coordinado por Nora Pochtar y Santiago Norberto Pszemiarower. - 1a ed. - Buenos Aires: Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Secretaría de Derechos Humanos, 2011  >>