logo del Programa de Derecho Humanos

Día internacional de los migrantes

A lo largo de la historia de la humanidad, la migración ha sido una expresión valiente de la determinación individual de superar la adversidad y buscar una vida mejor. En la actualidad la globalización, junto con los avances en las comunicaciones y el transporte, han incrementado en gran medida el número de personas que tienen el deseo y la capacidad de mudarse a otros lugares.

A lo largo de la historia de la humanidad, la migración ha sido una expresión valiente de la determinación individual de superar la adversidad y buscar una vida mejor. En la actualidad la globalización, junto con los avances en las comunicaciones y el transporte, han incrementado en gran medida el número de personas que tienen el deseo y la capacidad de mudarse a otros lugares.

Esta nueva era ha creado retos y oportunidades para sociedades en todo el mundo. También ha servido para subrayar el vínculo que hay entre migración y desarrollo, así como las oportunidades que ofrece para el co-desarrollo, es decir, para la mejora concertada de las condiciones económicas y sociales tanto en el lugar de origen como de destino.

La migración atrae en la actualidad cada vez más atención. Mezclados con factores de incertidumbre, urgencia y complejidad, los retos y dificultades de la migración internacional requieren una cooperación fortalecida y una acción colectiva. Las Naciones Unidas están jugando de forma activa un rol catalizador en este área, para crear más diálogos e interacciones entre países y regiones, asi como para impulsar el intercambio de experiencias y las oportunidades de colaboración.

El 19 de septiembre de 2016, la Asamblea General aprobó un conjunto de medidas durante la primera cumbre en la historia sobre los desplazamientos de migrantes y refugiados. Estas obligaciones contraídas por los Estados Miembros se conocen bajo el nombre de la Declaración de Nueva York sobre Refugiados y Migrantes (o simplemente la Declaración de Nueva York). En ella se reafirma la importancia de la protección internacional de estas personas y se subraya la obligación de los Estados de mejorarla. Este documento allana el camino para la aprobación de dos nuevos acuerdos mundiales en 2018: uno sobre refugiados y otro sobre la migración organizada, regular y en condiciones de seguridad.


MARCO NORMATIVO

→ Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares.
→ Protocolo contra el Tráfico Ilícito de Migrantes por Tierra, Mar y Aire, que contempla la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia
→ Declaración del Diálogo de Alto Nivel sobre la Migración Internacional y el Desarrollo
→ Declaración de Nueva York sobre Refugiados y Migrantes Organizada Transnacional.
→ Ley 25.871 - Política Migratoria Argentina

Organización Internacional del Trabajo
→ Convenio relativo a los trabajadores migrantes (No. 97)
→ Convenio sobre las migraciones en condiciones abusivas y la promoción de la igualdad de oportunidades y de trato de los trabajadores migrantes (No. 143)
→ Convenio relativo al trabajo forzoso u obligatorio (No. 29)
→ Convenio relativo a la abolición del trabajo forzoso (No. 105)


SISTEMA DE PROTECCIÓN y PROMOCIÓN

→ Comité para la Protección de los Derechos de los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares
→ Relator Especial sobre los Derechos Humanos de los Migrantes del Sistema de Naciones Unidas.
→ Corte Interamericana de Derechos Humanos. Te invitamos a leer la Opnión Consultiva Nº 21 del 19 de agosto de 2014 sobre Derechos y garantías de niñas y niños en el contexto de la migración y/o en necesidad de protección internacional. >>
→ Comisión Interamericana de Derechos Humanos
→ Relatoría sobre los Derechos de los Migrantes del Sistema Interamericano
Además es sumamente importante la labor de la Organización Internacional para las Migraciones y de la Organización Internacional del Trabajo.


MODULO DE CONTENIDOS BÁSICOS

Te invitamos a visitar el modulo básico de derechos humanos. El objetivo de este módulo es ofrecer recursos pedagógicos y bibliografía de apoyo, tanto para los docentes que dicten materias conexas y deseen profundizar el tema, como para todos aquellos estudiantes, docentes y no docentes que quieran adquirir herramientas en forma personal.
Podrás encontrar un texto sobre Política migratoria y derechos humanos de Pablo Ceriani Cernadas y Diego Morales en el cual los avances y asignaturas pendientes en la consolidación de una política migratoria basada en los derechos humanos.

BIBLIOGRAFÍA NUEVA
→ Diego Morales, Verónica Jaramillo, Raísa Ortiz Cetra y Margarita Trovato, Migrantes: de la protección a la criminalización, Informe anual CELS, 2017, pp. 181/200. >>
El 30 de enero de 2017, el Poder Ejecutivo modificó con un decreto de necesidad y urgencia (DNU) la Ley 25 871 de Migraciones y la Ley 346 de Nacionalidad. La nueva política clasifica a las personas migrantes en dos grupos: los migrantes “buenos”, que pueden regularizarse, y los migrantes “malos”, a quienes les corresponde la expulsión. Este enfoque coloca a las personas provenientes de otros países bajo una sospecha permanente, en un nuevo contexto normativo en el que es muy amplio el abanico de conflictos que pueden terminar en la deportación.
El DNU habilitó un procedimiento de detención y deportación exprés de los extranjeros sometidos a cualquier tipo de proceso judicial que tenga como consecuencia posible una pena privativa de libertad, y también de quienes hayan cometido faltas administrativas en el trámite migratorio, como, por ejemplo, no haber acreditado el ingreso al país por un lugar habilitado. Este decreto, cuya necesidad y urgencia no está justificada, trastocó la Ley de Migraciones, sancionada en 2004 luego de años de lucha colectiva para que la Argentina tuviera una política migratoria democrática. También modificó la Ley de Nacionalidad, al reinstaurar el criterio que había establecido la última dictadura cívico-militar y que fue modificado por el gobierno de Raúl Alfonsín en los primeros días de 1984. Con las nuevas normas, sólo se puede acceder a la nacionalidad si se cuenta con una residencia en el país en las condiciones de legalidad definidas por el gobierno. Esta doble reforma contradice tanto la ley como el art. 20 de la Constitución nacional, que establecen que el único requisito para acceder a la nacionalidad es acreditar dos años de residencia continua en el país. Además, el decreto limitó las vías de documentación alternativas que utilizaban quienes no podían resolver su situación migratoria en forma permanente, entre ellas, el certificado de residencia precaria.
La reforma habilitó el despliegue de una herramienta de control social con consecuencias en los trámites de regularización de las personas migrantes, en particular de quienes tienen menos recursos. Por ejemplo, un migrante –tenga residencia regular o no– que subsiste de la venta callejera puede ser denunciado penalmente por su actividad económica o por resistir un desalojo en la vía pública. Los jueces y fiscales ahora tienen la obligación de notificar a la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) la existencia de causas judiciales que involucran a migrantes. Este aviso desata el inicio del trámite de expulsión de manera inmediata o la revisión de la residencia ya otorgada, sin importar si el o la migrante tiene familia, lazos sociales, arraigo o un plan de vida en la Argentina.
Con las modificaciones que introdujo el DNU, el esquema de gestión de las migraciones está ahora en manos de las autoridades migratorias, en conjunto con las autoridades judiciales y policiales de las diversas jurisdicciones. La selectividad que producen estas formas de administración entra en tensión con cualquier programa que tenga como objetivos el reconocimiento del derecho a migrar y la regularización. Significa un proceso regresivo, en el que se diluye incluso la falsa clasificación propuesta por el Poder Ejecutivo nacional, que regula de manera diferenciada las migraciones según la conducta de los migrantes.

→ Pablo Ceriani Cernadas, Michele LeVoy y Lilana Keith, Indicadores de derechos humanos para migrantes y sus familias, KNOMAD, Abril 2015.  >>
Los migrantes están expuestos a sistemáticas violaciones de sus derechos humanos. El marco internacional de derechos humanos reconoce todos los derechos humanos a todos los migrantes, sin discriminación, salvo en unas pocas instancias, de alcance limitado, relacionadas con participación política y libertad de movimiento. Ha sido inadecuada, sin embargo, la atención prestada a la recopilación sistemática de información cuantitativa y cualitativa que permita medir los impactos sociales y humanos de la migración y de las políticas sobre migración. El presente documento de trabajo de KNOMAD pone de manifiesto que el uso de indicadores sobre los derechos humanos de los migrantes puede facilitar y hacer efectivo realizar el seguimiento del avance y el cumplimiento de obligaciones jurídicas legales; que la observancia de los derechos de los migrantes es un instrumento esencial para la integración social en sociedades multiculturales, y que los indicadores sobre derechos de los migrantes promueven una formulación de políticas basada en datos empíricos. En el estudio se proporciona un instrumento práctico para que gobiernos de todos los niveles y otros interesados clave avancen hacia la consecución de objetivos de desarrollo a través de la protección de los derechos humanos de los migrantes.

→ Ana Fornaro y Maria Ines Pacceca, La nueva legislación sobre extranjería, El Buen Migrante, Revista Anfibia, 2017. >>
La idea de combatir a los migrantes con cárcel o expulsiones no es original. Hoy, como siempre, estas ideas van de la mano de un vocabulario bélico o de purificación que no escudriña la nacionalidad: están los puros y están los malvados. Pero si el malvado es extranjero, se le aplica una regla distinta que al malvado nacional porque, al final, lo que define es la sangre, la xenofobia. En esta crónica Anfibia, la especialista María Inés Pacecca y la cronista Ana Fornaro siguieron a dirigentes migrantes en Argentina, rastrearon sus trayectorias, y cómo luchan ante el peligroso panorama que provoca el nuevo DNU del gobierno.

→ Corina Courtis, Derechos políticos en contextos de migración: perspectiva histórica sobre el voto de extranjeros en Chile y de chilenos en el exterior, Revista Temas de Antropología y Migración, Nº 8, Edición Especial 2016 - 2017, Pags 156-171.  >>
En el marco de los debates sobre los derechos políticos en contextos de movilidad humana, el caso de Chile es de particular interés porque, frente a la dificultad generalizada de los Estados nacionales para entender la participación política de manera inclusiva, conjugando el criterio tradicional de nacionalidad con el de residencia, Chile –si bien no pone en juego derechos políticos plenos sino solo el derecho a elegir– avanzó tempranamente en la habilitación constitucional del sufragio en todos los niveles para los extranjeros residentes, y también, aunque con más rezago que otros Estados, ha abierto la posibilidad del voto de los nacionales que residen en el exterior. En este trabajo examino, en perspectiva histórica, la trama particular de pliegues –despliegues y repliegues– de los criterios de residencia y nacionalidad que redundaron en esta nueva lógica de adición que amplía las bases democráticas.


MATERIAL AUDIOVISUAL
65 ANIVERSARIO OIM  >>
El impacto del DNU en la vida de los migrantes, CELS >>
El DNU 70/2017 modifica la Ley de Migraciones argentina, busca vincular la migración con el delito y endurecer el control de la población migrante. Jorge Muñoz Villagran del Pastoral de Migraciones de Neuquén, Marta Guerreño López de la Unión de Colectividades de Inmigrantes de Córdoba y Luis Romero B. Wamani de la Red Nacional de Líderes Migrantes en Argentina hablan de las consecuencias de esta reforma por decreto.