Documento sin título
  Jueves 02.10.14
  · 17° Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel
  · Rinitis Alérgica
  · Tabaquismo en Argentina
  · Vertigo
  · Las grasas trans proscriptas
  · Drogadicción
  · La problemática acerca del uso indebido de drogas
  · Síndrome Metabólico
  · Dengue: conocer es prevenir
  · Día Internacional de la Mujer
  · El Glaucoma
  · Ambientes libres de humo
  · la diabetes mellitus
  · la osteoporosis
  · alimentación y salud
  · importancia del cepillado de dientes
  · Sustancias que crean adicción
  · tabaquismo en estudiantes de la UBA
  · las cefaleas
  · prevención de la brucelosis
  · bruxismo
  · prevención en diabetes
  · día nacional del donante
  · violencia: un grave problema en la   actualidad
  · tabaquismo
  · hepatitis A
  · lactancia materna
  · trastornos de la conducta alimentaria
  · colesterol: un enemigo invisible
  · el virus de la gripe
   
   
 
     
    VIH - SIDA: La situación actual en Argentina y el mundo  
   

Según las ultimas estadísticas, la epidemia del SIDA sigue creciendo a un ritmo alarmante en todo el mundo. Hay según estimaciones hechas por ONUSIDA/OMS, 39,4 millones de personas viviendo con VIH en todo el mundo, pudiendo la cifra real ser mayor, ya que hay muchos lugares de los que no se obtienen datos confiables.

En 2004 se registraron 4,9 millones de nuevos infectados por VIH. De esta cifra, 4,3 millones pertenecen a adultos y 640 mil son menores de 15 años.

En América Latina y el Caribe en el año 2002 había 1,5 millones de niños y adultos viviendo con VIH. En 2004, ese número aumentó a 1,7 millones. Específicamente en Argentina se estima que hay 130 mil portadores del virus.

Mas allá de los números que de por si son importantes, y nos dan una voz de alarma, lo más importante a tomar en cuenta es que nunca antes se había propagado el virus tan rápido como en la actualidad.

Cada país tiene características epidemiológicas particulares y de acuerdo a ellas deben ser desarrolladas las políticas de salud necesarias para contener la epidemia.

Por ejemplo, en nuestro país la forma de transmisión cambió a lo largo del tiempo, mientras que en los años ‘80 y gran parte de los ’90 la principal vía de transmisión era a través de las drogas intravenosas, ahora la mayor transmisión es sexual.

En 2002 (1) (Ele vinculá al (1) que está abajo en azul, que en el sitio iría negro) el 80 % de los nuevos casos reportados entre las mujeres eran a través de la vía sexual. Desde fines de los ´90 se está marcando una tendencia que muestra que una de las poblaciones más vulnerables en todo el país, es la heterosexual sexualmente activa, ya que la principal vía de contagio en el año 2002 fue a través de relaciones sexuales desprotegidas, siendo la heterosexual el 46.3 % de los casos y entre los hombres que tienen sexo con hombres, el 14.3 %. El VIH sigue concentrándose en las zonas urbanas, Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires que representan el 65 % de los casos.

Si el 80 %, es decir la forma más importante de transmisión, es sexual, las políticas tienen que estar orientadas hacia estos temas, especialmente en campañas de salud reproductiva y educación sexual.

Otros dato inquietante que surge del informe de ONUSIDA/OMS, es que, en el mundo cerca de la mitad de los adultos infectados son mujeres.

Las mujeres se ven más afectadas porque son físicamente más vulnerables que los hombres al VIH. Durante una relación sexual en la que no se usa preservativo, es dos veces más probable que se produzca la transmisión del VIH de varón a mujer que a la inversa. A esto hay que agregarles las desventajas culturales y de género que afectan a las mujeres, especialmente si son pobres y sin educación. Cuando se diseñan las políticas de salud estas diferencias deben ser tenidas en cuenta, ya que conspiran contra el derecho a la salud de las mujeres.

Argentina no escapa a lo que esta pasando en el resto del mundo. En nuestro país el mayor crecimiento, a medida que pasan los años, se da en mujeres sexualmente activas. Por lo tanto, deberían aplicarse políticas de prevención fundamentalmente en las mujeres, con especial énfasis en las embarazadas, para que tengan un tratamiento adecuado y oportuno evitando la transmisión vertical del virus.

Si bien la mortalidad por el SIDA disminuyó debido a la mejor calidad de atención de los enfermos dados a los avances realizados hasta el momento, ahora se considera que el VIH es una enfermedad crónica. Esto no significa que se deba esperar que aparezca una cura, porque la enfermedad sigue avanzando especialmente entre los grupos más vulnerables.

La mejor forma de combatir esta epidemia es con información y educación, es decir con políticas de prevención que tomen en cuenta las particularidades de nuestro país, y que se tomen en cuenta los aspectos socioculturales que implica la enfermedad, ya que éstos factores no son solamente los biológicos.



Nota producida por la Lic. Patricia A Maulen, para la Dirección de Salud y Asistencia Social de la UBA.
( ) Datos tomados del Boletín 2003 publicado por el Programa Nacional de Lucha contra los R.H., SIDA y E.T.S.
 
         
  uba:salud > difusión > VIH - SIDA: La situación actual en Argentina y el mundo