Documento sin título
  Lunes 21.04.14
  · 17° Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel
  · Rinitis Alérgica
  · Tabaquismo en Argentina
  · Vertigo
  · Las grasas trans proscriptas
  · Drogadicción
  · La problemática acerca del uso indebido de drogas
  · Síndrome Metabólico
  · Dengue: conocer es prevenir
  · Día Internacional de la Mujer
  · El Glaucoma
  · Ambientes libres de humo
  · la diabetes mellitus
  · la osteoporosis
  · alimentación y salud
  · importancia del cepillado de dientes
  · Sustancias que crean adicción
  · tabaquismo en estudiantes de la UBA
  · las cefaleas
  · prevención de la brucelosis
  · bruxismo
  · prevención en diabetes
  · día nacional del donante
  · violencia: un grave problema en la   actualidad
  · tabaquismo
  · hepatitis A
  · lactancia materna
  · trastornos de la conducta alimentaria
  · colesterol: un enemigo invisible
  · el virus de la gripe
   
   
 
     
    Sustancias que crean adicción  
   



En esta nota la Dra. María Isabel Lado describe las características y consecuencias acerca de la utilización de LSD, marihuana, pegamentos, cocaína, narcóticos, tranquilizantes, estimulantes y otras sustancias peligrosas.

LSD
El LSD o ácido lisérgico, es un componente del hongo conocido como cornezuelo del centeno cuyo nombre científico es Claviceps purpúrea, del que también se obtienen otros alcaloides, como la ergotamina y otros compuestos nitrogenados. Es un hongo largamente conocido por el hombre causante de intoxicaciones masivas, cuando contamina el centeno y otros cereales, con los que se fabrica el pan.

En nuestros días esto no ocurre por accidente en el hombre, si en los animales y naturalmente cuando es utilizado para extraer esta droga.

En 1938 Hoffman y colaboradores logran su síntesis. En 1943, este investigador ingiere por accidente una pequeña cantidad y observa los efectos alucinógenos. Hacia la década del 60, miles de jóvenes norteamericanos comenzaron a utilizar esta droga como una manera de “liberar al espíritu”. Aparece con ello, en la década de los 60 e inicios de los 70 la cultura psicodélica, cuyos adeptos pertenecían a círculos del arte: plástica, música y modas entre otras manifestaciones.

El LSD es el alucinógeno más potente conocido, se lo utiliza diluido, muchas veces sobre terrón de azúcar. Luego de ingerido, a los 20' , se produce la estimulación psicofísica, caracterizada por dilatación de las pupilas, palpitaciones, aumento de la temperatura, náuseas y vómitos.

Entre la primera y la segunda hora, aparecen importantes cambios en la percepción de la realidad, caracterizada por alteración en el sentido del tiempo, aumenta la percepción y distorsión visual y auditiva con alucinaciones. Los objetos se mueven, cambian de forma y color, sienten que su cuerpo también se distorsiona, que flota. Aumenta la confianza en sí mismo. Reacciona en forma explosiva y eufórica pasando sin motivo alguno a estados depresivos y de pánico

A las 10 ó 12 horas comienza a desaparecer el efecto, sin embargo la tensión y el cansancio dura cerca de 24 horas. Rápidamente aparece la tolerancia y el individuo necesita aumentar la dosis para lograr los mismos efectos.

Se ha comprobado que en las mujeres embarazadas adictas al LSD aumenta la cantidad de abortos espontáneos o malformaciones congénitas.

Entre las complicaciones más graves, se destacan los suicidios y accidentes como también la persistencia de estados psicóticos prolongados, depresiones y un sinnúmero de perturbaciones de la conducta.


Marihuana
La marihuana, también llamada Hachís, hierba, Kifi y Bang, es conocida desde antes de Cristo. Se la ha utilizado con fines religiosos o medicinales. Llega a Europa a inicios del siglo XIX, siendo bien recibida en ambientes intelectuales y bohemios. A partir de la década del 60, la generación “Beat” extiende su consumo, que fue aumentando hasta nuestros días. Hoy su consumo afecta principalmente a jóvenes de diferentes estratos sociales.

Esta droga se obtiene de una planta Cánnabis sativa, que crece fácilmente en climas templados.

En nuestro país generalmente es fumada pura o con tabaco, en forma de cigarrillos o pipa.

Esta droga, produce distintos efectos, dependiendo de las plantas que se utilizan y naturalmente de las características de los usuarios. Generalmente produce taquicardia, opresión precordial, respiración dificultosa. Puede presentar nauseas, vómitos, cefaleas, mareos, vértigo, especialmente en los sujetos sensibles a los principios activos.

A los pocos minutos de ingresar la droga en el organismo, se producen temblores, agitación e incoordinación motora. Posteriormente aparece debilidad, relajación, fatiga, cansancio, el sujeto entra en estado de somnolencia, con la sensación de estar flotando.

Con respecto a las modificaciones que se producen en la percepción, las alucinaciones visuales son las más significativas. Con los ojos cerrados se visualizan figuras que se modifican en intensos colores. Estas sensaciones son máximas a las 2 horas.

Las percepciones auditivas, también aparecen en forma precoz y se manifiesta por intensos zumbidos. Existe la sensación de que el tiempo transcurre con mayor lentitud.

Los cambios psíquicos aparecen con un sentimiento de angustia y ansiedad. Cerca de las dos horas de su ingestión el individuo ríe sin motivo, se siente feliz, eufórico. Con el transcurrir de las horas, este sentimiento de bienestar va declinando, dando lugar a efectos no tan placenteros.

La capacidad intelectual de niños y adolescentes se ven perjudicadas a corto o mediano plazo, hay dificultades para concentrarse, el pensamiento y la memoria se expresan pausadamente. Aparecen pensamientos sexuales, hay pérdida del autocontrol y de las inhibiciones.

La marihuana crea dependencia física y psíquica.


Pegamentos
La inhalación de pegamentos es un hábito que se ha extendido ampliamente en los últimos tiempos.

Por lo general son varones que comienzan el hábito entre los 6 y 14 años, que viven en barrios carenciados y /o pertenecen a familias con tendencia abandónica hacia sus hijos, con padres alcohólicos. Los niños presentan problemas de conducta y trastornos intelectuales que los lleva a abandonar la escuela, permaneciendo en la calle, donde se dedican a abrir puertas de taxis, ventas ambulantes o mendicidad, hasta llegar al hurto, generalmente en grupo. El perfil psicológico los muestra como inmaduros, fabuladores, desconfiados y ávidos de afecto.

Esta práctica, generalmente realizada en grupo, consiste en colocar el pegamento dentro de una bolsa de plástico e inhalar profundamente dentro de ella, pasándola luego a sus compañeros. Las sustancias que se inhalan, son generalmente solventes orgánicos, como el tolueno, benceno y hexano.

La inhalación de pegamentos produce efectos inmediatamente. Los mismos consisten en mareos, somnolencia, a los que se agrega euforia y alucinaciones con sensación de estar volando, modificaciones de la percepción visual en cuanto a forma y colores tamaño y movimiento de los objetos.

La palabra es confusa y hay agitación motriz, que muchas veces genera actos violentos y agresiones hacia otros.

En el período agudo, las manifestaciones físicas son irritación de las conjuntivas nasal labial y taquicardia. Luego de algunas horas, el sujeto queda con cansancio, cefaleas y estado depresivos.

Las complicaciones que suele acarrear este tipo de hábito, son la asfixia por no retirar la cabeza de la bolsa antes del periodo de confusión mental; y la arritmia y paro cardíaco cuando realizan actividades físicas, debido a que los principios activos de los pegamentos ejercen una acción directa sobre el corazón.

Como otras drogas produce acostumbramiento. Ante un joven que hace uso indebido de pegamento es necesario el tratamiento psicológico y rehabilitación social, para evitar que en su juventud continúe con conductas adictivas.


Cocaína
La cocaína es un alcaloide que se extrae de las hojas de la planta de coca (Erythroxylum coca). Hacia fines de 1880 comienza su utilización como anestésico en operaciones oftalmológicas y para calmar el dolor en las heridas de guerra. Al principio, se la considero como una sustancia inofensiva pero pronto se advirtieron sus efectos adictivos.

La cocaína se obtiene por solubilización de la droga en la saliva, al masticarlas; o preparando una infusión (té de coca), o bien industrialmente, precipitándola con carbonato de sodio luego de un proceso de maceración química que permite, luego de la purificación obtener un polvo blanco cristalino.

Como sucedió con otras drogas a partir de la década del 60-70, comienza a ser utilizada en EE.UU., convirtiéndose en la droga de los ejecutivos. Aquí, deberíamos señalar que la masticación de hojas de coca (coqueo) es una práctica de carácter ritual o terapéutico que se remonta a las culturas precolombinas hasta nuestros días. Actualmente los campesinos de Perú, Bolivia y otros países andinos mastican hojas de coca para soportar las difíciles condiciones de su hábitat y de trabajo. Produce dilatación de las pupilas, aumento de la frecuencia respiratoria y cardíaca y de la presión arterial. Suprime la sed, el hambre, la fatiga, favoreciendo las actividades habituales en esas condiciones adversas. Los niños que mastican coca desde pequeños muestran dificultad en el aprendizaje, además de ser tímidos, retraídos y abúlicos.

La cocaína es un fuerte estimulante del Sistema Nervioso Central. Habitualmente se la utiliza por vía bucal, nasal, o aplicada sobre las mucosas. También se inyecta en forma subcutánea, intramuscular o intravenosa.

El sujeto adicto puede recibir al cabo del día entre 5 y 10 gramos en dosis sucesivas, tengamos en cuenta que 0,5 gramos en una sola aplicación puede ser mortal.

Inmediatamente al ingreso de la droga en el organismo, se produce una exaltación del estado anímico, de la fuerza muscular y desaparición de la fatiga. Con dosis más elevadas se producen trastornos psicológicos tales como depresión, insomnio, alucinaciones, especialmente auditivas, visuales con distorsión de los objetos en sus dimensiones y colores, así como también táctiles. Esto provoca angustia, terror, muchas veces acompañado de severas crisis agresivas y antisociales.

Los casos de intoxicación aguda se manifiestan por ansiedad, desmayo, sensación de ahogo, convulsiones y paro cardiorespiratorio.

La cocaína es una droga altamente adictiva, produciendo dependencia psíquica y física, llegando a tal punto que los consumidores pueden llegar a conductas delictivas y antisociales con el fin de conseguirla.


Narcóticos. Morfina
Los narcóticos son sustancias capaces de provocar analgesia e hipnosis, son adictivos, y de gran valor en la medicina. La morfina debe su nombre a Morfeo, Dios del sueño en la cultura grecolatina. Se lo utilizó a altas dosis para calmar los dolores de las heridas de guerra.

La morfina es el principio activo más importante de la planta del opio.

Actúa como depresor del sistema nervioso central, sobre el músculo liso de los órganos abdominales y sobre la piel. Se la utiliza en medicina, en casos extremos, para calmar dolores intensos, tales como los post-quirúrgicos, traumatológicos o los que se presentan en las fases terminales del cáncer.

La inyección de una pequeña dosis produce somnolencia, relajación y alivio casi total del dolor. Sin embargo esta droga genera rápidamente tolerancia; el adicto necesita inyectarse dosis cada vez más elevadas, generando dependencia física y psíquica. Así, la falta de la droga provoca síndrome de abstinencia caracterizado por ansiedad, sudoración, dilatación pupilar, dolores, contracturas.

Entre las drogas de acción narcótica podemos mencionar a la heroína, metadona, codeína, opio, así como otros utilizados como calmantes de la tos.


Tranquilizantes y estimulantes
Lamentablemente, muchos niños y adolescentes ven a sus padres recurrir a la automedicación de estimulantes o tranquilizantes, para enfrentar angustias y nervios de la vida cotidiana. Estas conductas percibidas desde niños, crea hábitos negativos y la creencia de que ante cualquier inconveniente o frustración, esa sustancia “mágica” es capaz de solucionarlos.

Se inician así, al igual que los adultos, en el camino del uso indebido de hipnóticos, tranquilizantes o excitantes.

Existen en la actualidad gran variedad de psicofármacos, siendo los barbitúricos, las benzodiacepinas y las anfetaminas, las drogas más consumidas.


Barbitúricos
Son drogas que se utilizan bajo control médico. Según la dosis actúan como tranquilizantes e hipnóticos y a dosis mayores como anestésicos. Fuera de este uso médico, algunas personas lo usan regularmente para calmar la ansiedad, provocándoles una marcada dependencia física y psíquica. Los trastornos por el consumo crónico, consisten en somnolencia, incoordinación motora, dificultades del habla.

Como estas drogas producen tolerancia existe peligro de intoxicación por sobredosis pudiendo llegar a la muerte.

El síndrome de abstinencia aparece al día siguiente de la última dosis, llegando a su máxima expresión a los 2 o 3 días. Se caracteriza por ansiedad, temblores, vértigo, insomnio, convulsiones y delirium tremens.

Su efecto es potenciado por la combinación con otras drogas y el alcohol.


Tranquilizantes menores
Existen en el mercado farmacéutico un importante número de medicamentos que se consumen en gran escala, ya sea en forma auto administrada, o recetados en forma indebida para los estados de ansiedad y tensión.

Su uso abusivo y permanente crea dependencia e intoxicaciones agudas pudiendo llegar a la muerte con dosis excesivas o ingeridas con otras drogas como el alcohol. Este proceder es frecuente en sujetos con personalidad depresiva que los llevan a intentar el suicidio.


Estimulantes
Dentro de estas sustancias hay dos grupos de mención cotidiana en los medios de comunicación: la efedrina y las anfetaminas. Ambas drogas, se han desarrollado para uso terapéutico, siendo la efedrina un producto natural.

Ejercen sus efectos sobre el sistema nervioso central, estimulando la actividad cerebral, provocando insomnio, aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, disminución de la sensación de fatiga e incremento de la fuerza muscular.

La efedrina es también dilatadora de las vías respiratorias y las anfetaminas anorexígenas (depresoras del centro del hambre). Su uso médico es importante y su abuso y mal uso causante de distintos trastornos. Son drogas que producen acostumbramiento, lo que lleva a los consumidores a aumentar las dosis para tener los mismos efectos estimulantes, euforizantes y anorexígenos.





Nota escrita por la Dra. María Isabel Lado para la Dirección de Salud y Asistencia Social de la UBA.

 
         
  uba:salud > difusión > tabaquismo en estudiantes de la UBA