Documento sin título
  Miércoles 22.10.14
  · 17° Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel
  · Rinitis Alérgica
  · Tabaquismo en Argentina
  · Vertigo
  · Las grasas trans proscriptas
  · Drogadicción
  · La problemática acerca del uso indebido de drogas
  · Síndrome Metabólico
  · Dengue: conocer es prevenir
  · Día Internacional de la Mujer
  · El Glaucoma
  · Ambientes libres de humo
  · la diabetes mellitus
  · la osteoporosis
  · alimentación y salud
  · importancia del cepillado de dientes
  · Sustancias que crean adicción
  · tabaquismo en estudiantes de la UBA
  · las cefaleas
  · prevención de la brucelosis
  · bruxismo
  · prevención en diabetes
  · día nacional del donante
  · violencia: un grave problema en la   actualidad
  · tabaquismo
  · hepatitis A
  · lactancia materna
  · trastornos de la conducta alimentaria
  · colesterol: un enemigo invisible
  · el virus de la gripe
   
   
 
     
    Importancia de la respiración nasal  
   

Desde la antigüedad se decía que el que respira por la nariz se siente "bien" y espiritualmente "fuerte". Ya desde entonces se pensaba que era muy difícil tener a una persona totalmente sana si no respiraba bien por la nariz

La insuficiencia respiratoria nasal perjudica al organismo porque al no pasar el aire por la nariz no se "purifica", no se "calienta" ni se "humedece". Estudios posteriores sobre fisiología respiratoria han demostrado que si estas fueran las únicas funciones que cumple la nariz, podríamos "cerrarla", sin ocasionar ninguna lesión al organismo, ya que existen mecanismos de compensación a lo largo de todo el árbol respiratorio.

La nariz no sirve solamente para purificar, calentar y humedecer el aire durante la inspiración, esto se cumple y tiene su importancia, pero mucho más importante es la función que cumple la nariz en la espiración. El aire que no entra por la nariz, es acondicionado, aunque sea parcialmente, por los mecanismos supletorios que el árbol respiratorio posee en su trayecto.

Ningún mecanismo compensador que permita recuperar el exceso de energía que por ella se escapa en cada espiración, en cambio, cuando el aire sale por la nariz, es más frío y más seco. Esta capacidad maravillosa de recuperar energías en cada acto espiratorio se conoce como entalpia nasal y no tiene suplencias. Existe solamente a nivel de la nariz. Por eso para que se cumpla un normal mecanismo fisiológico respiratorio es necesario que el aire entre y salga por la nariz.

Al mismo tiempo, al analizar la respiración nasal nos damos cuenta de lo poco que se dice de la importancia de la nariz como órgano creador de resistencias capaz de modificar tanto el flujo nasal como las presiones subatmosféricas intratorásicas, hecho que influye de manera decisiva en el intercambio gaseoso pulmonar y en la fase circulatoria de la respiración. A pesar que las resistencias nasales son el 50% de las totales del árbol respiratorio, el hombre quiere respirar por la nariz, y esto es así porque además de ser acondicionadora del aire respirado, es a partir de una serie de resistencias y reflejos nasales que se mejora la relación ventilación/perfusión, relacionándose también con el sistema límbico que tiene una gran importancia en la sensación subjetiva de bienestar.

A través de sus inervación sensitiva, sensorial y neurovegetativa participa de importantes reflejos que repercuten principalmente sobre el aparato respiratorio y cardiovascular, como el aumento de la vasodilatación y la secreción de la mucosa nasal, el cierre glótico y el estornudo como funciones principalmente defensivas, ante la presencia de aire seco, polvo u olores irritantes; al igual que ante olores desagradables se acentúa la fase espiratoria y la pausa respiratoria, mientras sucede lo inverso ante los aromas agradables, acentuando la fase inspiratoria meDíante inspiraciones breves e intensas (olfateo).

Asimismo existe una relación entre la función termorreguladora de la piel y la permeabilidad nasal, ya que ante el frío se produce una vasodilatación de la mucosa nasal que disminuye la entrada de aire, lo contrario sucede ante el calor; y en la mucosa nasal se estimula la correlación sincrónica de la respiración con los movimientos del ala nasal.

Además ante los olores de comida se estimula la secreción de saliva, y estos complementan la sensación gustativa. Las fosa nasales junto con los senos paranasales y la faringe actúan como caja de resonancia para la fonación y le agregan armónicos al tono de voz.

Por otra parte, neurofisiológicamente veremos que, por terminaciones nerviosas, la cavidad nasal está relacionada con el control de ciertas actividades cerebrales. Un grupo de fisiólogos de la UBA, dirigidos por el Profesor Affani, se encontraron, estuDíando el cerebro, con un hecho sorprendente: "la respiración nasal en contra de todo lo que se venía afirmando, tiene una importancia fundamental en la regulación de la actividad bioeléctrica y de otras manifestaciones fisiológicas del cerebro", cuya importancia, recién se está empezando a investigar. Sólo diremos que tiene injerencia en la regulación de la conducta social y sexual, muy relacionada con el sistema límbico determinante en la personalidad y las expresiones emocionales, como por ejemplo el miedo y la ira a partir del órgano vómero nasal. A partir de la respiración nasal, también se regulan fenómenos endocrinos, metabólicos, de la conducta del placer y displacer; tiene además injerencia en las funciones reproductoras y de regulación de sueño y vigilia. Cumple un papel en el aprendizaje y en la temporalidad de la memoria, y tiene funciones alimentarias y reproductivas.

Los problemas de ventilación nasal se pueden encontrar en todos las edades y las causas más frecuentes suelen ser:
- Alérgicas; rinitis y rinosinusitis, ya sean estacionales o perennes, de un control   periódico.
- Infecciosas; víricas o bacterianas, algunas pueden ser recurrentes o crónicas.
- Estructurales; adenoiditis, desviaciones septales, hipertrofia de cornetes, pólipos,   etc.
- Hábitos higiénicos; adicciones (tabaquismo, cocainómanos, etc.).
- Ambientales; contaminación excesiva.

En la mayor parte de estos casos, si no se llega a modificar la causa de la obstrucción nasal, el individuo cambia su hábito respiratorio nasal, por la respiración bucal o mixta de manera involuntaria, pasando desapercibida al cabo de cierto tiempo, estableciéndose como permanente, con las consiguientes desventajas de esto.

Por todo lo antepuesto, es básico y fundamental pensar que no existe prevención de la salud, si no se atienden los problemas que determinan la disminución o la sustitución de la ventilación a través de las fosas nasales, que es la fisiológica y la que mayores beneficios aporta al desarrollo del bienestar del individuo. Hay que cambiar entonces el concepto común que subestima su importancia en el mantenimiento general de la salud, y para ello es conveniente insistir sobre la necesidad que todos los profesionales de la salud indaguen, prevengan, Díagnostiquen y traten los factores causales de las deficiencias en la respiración nasal; así como la permanente educación de la población para que pueda pensar en realizar una consulta precoz.



Nota escrita por Alberto Rabino de la Dirección de Salud y Asistencia Social.

 
         
  uba:salud > difusión > importancia de la respiración nasal