Facultad de Agronomía y Facultad de Psicología

Programa de huertas escolares y comunitarias (PEHUEC)

Otras instituciones participantes
Secretaría de Extensión Universitaria, Facultad de Agronomía
Cátedra de Extensión y Sociología Rurales, Facultad de Agronomía
Secretaría de Extensión Universitaria, Facultad de Psicología
Cátedra Estrategias de Intervención Comunitaria, Facultad de Psicología

Responsables del proyecto
Ing. Alejandro Constantini y Roberto Benecia, Secretaría de Extensión, Facultad de Agronomía
Lic. Antonio Lapalma y Ximena Arqueros, Facultad de Psicología

Descripción
El PEHUEC es un programa de extensión universitaria –a cargo de docentes, graduados y estudiantes de las facultades de Agronomía y Psicología– cuyo fin es potenciar procesos para la producción orgánica de flores, hierbas aromáticas, hortalizas, etc., en ámbitos institucionales y comunitarios, en áreas urbanas y periurbanas, brindando apoyo técnico agronómico, tecnologías sociales y asesoramiento en gestión de proyectos planificados participativamente de acuerdo con los intereses y posibilidades de trabajo en cada lugar. Desde la perspectiva de la cooperación técnica se trabaja en el fortalecimiento de vínculos entre la comunidad universitaria y la sociedad, en el marco de los lineamientos actuales de la Extensión Universitaria, generando espacios de participación comunitaria y de intercambio de saberes, que impactan en la construcción de aprendizaje interdisciplinario en el interior de las unidades académicas.

PEHUEC comenzó a funcionar en 1997 a partir de una iniciativa de docentes de la Cátedra de Extensión y Sociología Rurales de la Facultad de Agronomía y de la necesidad de un grupo de estudiantes de tener una experiencia práctica de trabajo comunitario. Ese grupo tenía experiencia en la organización de pasantías en el medio rural.

El programa se inició con intervenciones en centros de la Red de Apoyo Escolar. Más tarde se vinculó con otras organizaciones no gubernamentales como La Posta Joven, que reúne a jóvenes adolescentes con causas penales de La Matanza; Confluencias, que trabaja con abuelos y niños en situación de riesgo en Villa Lugano, y Madre Tierra, que trabaja en planes de vivienda en el oeste del Gran Buenos Aires. También se trabaja en escuelas, hospitales, hogares de día para tercera edad, institutos de menores, etc.

El PRO HUERTA aportó desde el principio parte de los insumos básicos, como semillas, cartillas y material didáctico. En 2001 se formalizó un acuerdo de trabajo coordinado en algunos centros del área metropolitana, donde se brinda capacitación.
En los dos primeros años de trabajo, a partir de las problemáticas sociales de los centros, surgió la necesidad de trabajar en conjunto con otras disciplinas. En 1999 se sumaron las facultades de Psicología y Ciencias Sociales.
También surgió la necesidad de un espacio para la capacitación teórico-práctica en huerta orgánica, y se organizaron las instancias pertinentes con la Comisión de Huerta Orgánica del Centro de Estudiantes de la Facultad de Agronomía.
Después de seis años de experiencia, hoy contamos con un grupo de trabajo consolidado, interdisciplinario, que continuamente se renueva y adquiere nuevas capacidades en función de los objetivos y necesidades. Estudiantes y graduados de las facultades de Agronomía y Psicología concurren semanalmente a diversos centros de huertas de la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires. Paralelamente, la demanda desde la comunidad aumentó vertiginosamente en el contexto de pauperización y desocupación crecientes.

Objetivos, desarrollo y logros
Objetivos Generales

 
:: Brindar un espacio pedagógico de experimentación y formación interdisciplinaria en extension, producciones orgánicas y desarrollo comunitario para estudiantes, graduados y docentes, transitando un proceso de integración teórico-práctica a través del abordaje de problemáticas socioproductivas.
::
Potenciar las producciones orgánicas en los Centros, a partir de la cooperación técnica y el acompañamiento en el proceso organizativo, propiciando la participación y promoción de redes sociales que orienten los proyectos a la autogestión.
::
Incorporar a los estudiantes y graduados en la construcción de procesos de participación y toma de decisiones, tanto en la intervención con la comunidad como en los procesos de gestión interna del programa, posibilitando la rotación de tareas en las áreas de coordinación operativa, sistematización, capacitación, gestión interna y externa.


Objetivos de la Facultad de Psicología, Cátedra Estrategias de Intervención Comunitaria

:: Desarrollar y transferir conocimientos y metodologías específicas de la Psicología Comunitaria al PEHUEC, para potenciar el programa.
::
Conformar y capacitar un equipo de psicólogos, enriqueciendo sus experiencias laborales iniciales con eje en la intervención comunitaria en el marco de la extensión universitaria y la práctica interdisciplinaria.

Objetivos de la Facultad de Agronomía, Cátedra de Extensión y Sociología Rurales
:: Aportar conocimientos y metodologías específicas de la Extensión Rural, y la Agroecología.
::
Capacitar a los pasantes de Agronomía en la producción con enfoque agroecológico y orgánico a través de una experiencia teórico-práctica, que contribuya al fortalecimiento de un perfil profesional con capacidades para el trabajo de intervención comunitaria en una práctica interdisciplinaria.

La estructura
La estructura organizativa del programa es dinámica, autogestiva y autónoma.
Dinámica, porque busca responder con flexibilidad a las necesidades de los participantes.

Autogestiva, porque los actores involucrados realizan las gestiones necesarias para facilitar los procesos, tanto dentro de las facultades como en los centros.
Autónoma, porque las decisiones se toman en un espacio de coordinación abierto a todos los participantes.

La estructura del PEHUEC se compone de:

:: Equipo de coordinación: integrado por estudiantes, graduados y docentes. Organizado en áreas con responsables que rotan anualmente. Cualquier estudiante o graduado que participe del programa puede incorporarse al equipo de coordinación, asumiendo responsabilidades y participando en la toma de decisiones.
::
Pasantes: en calidad de pasantes, estudiantes de la Facultad de Agronomía asisten semanalmente a los centros y forman equipos de trabajo. Como integrantes del Programa de Extensión de la Cátedra Estrategias de Intervención comunitaria lo hacen estudiantes y graduados.

Desde los dispositivos del PEHUEC cuentan con :
- Capacitación Técnica Agronómica
- Capacitación en Intervención Comunitaria
- Encuentro mensual de pasantes
- Acompañamiento y seguimiento docente
Los grupos de pasantes de cada centro elaboran informes bimensuales que incluyen apreciaciones sobre los avances y dificultades de su trabajo, que sirven como instancia de reflexión y evaluación de sus experiencias.
::
Centros: instituciones o grupos que demandan la intervención del programa. Son muy diversos, pues se trabaja con grupos de tercera edad, adolescentes, niños y adultos. Se da prioridad a grupos sociales vulnerables: niños que concurren a los apoyos escolares barriales y escuelas públicas, niños con capacidades especiales, pacientes de hospitales públicos, adolescentes de institutos de menores, desocupados, personas sin techo, comedores comunitarios. Son grupos con escasas posibilidades de acceder al asesoramiento técnico para llevar adelante la producción, que muestran un compromiso activo con el trabajo.
El número de pasantes y beneficiarios que participan tiende a estabilizarse en un promedio de 10 centros, 30 pasantes y 270 beneficiarios por año, que incluyen referentes locales y beneficiarios directos. Se observa que un pasante llega en promedio a 10 beneficiarios. En centros donde se trabaja con población cautiva, como las escuelas, cada pasante trabaja aproximadamente con 30 alumnos, mientras que en los centros comunitarios, hospitales o apoyos escolares la consolidación y permanencia del grupo depende de los participantes y generalmente el número de beneficiarios es significativamente menor.

La experiencia nos permite comenzar a sistematizar aprendizajes específicos en dos ámbitos:
-
- La comunidad
La comunidad académica
::
En cada disciplina
Las respuestas a: ¿Para qué una huerta?, permitieron identificar supuestos subyacentes en los diferentes destinatarios
::
La huerta como búsqueda de lo vital
Asociar la huerta con la naturaleza, sentirse parte del ciclo vital desde la siembra hasta la cosecha; trabajar materia viva, potenciar la vida, la vitalidad propia y colectiva.
::
La vida como respuesta a la muerte y la devastación
La muerte como un sello de la época, la impotencia de las respuestas, la imposibilidad de proyectar, el desempleo como ataque a la identidad.
::
La huerta como salida posible para la crisis y como respuesta frente al hambre
La huerta generadora de alimentos y productos para el autoconsumo, la distribución, el trueque y los microemprendimientos (plantas aromáticas, plantines, lombricultura, productos con soja). La huerta asociada a la granja y la cría de animales como base para la economía.
::
La huerta como nostalgia de la comunidad perdida
Definición de comunidad en estado ideal, pensada desde la participación, el apoyo social, el sentimiento común, que desconoce el escenario en que se inserta el proceso de una huerta, con sus actores sociales, procesos de influencia social, intereses, conflictos y diferentes racionalidades.
::
La huerta como la supuesta instalación automática de la cultura de cooperación, solidaridad, entendimiento, naturaleza.
::
La huerta como espacio para el reciclaje de residuos de consumo ciudadano.
Demanda de energía colectiva para utilizar espacios hostiles y adversos para la producción.
En los grupos suelen manifestarse estas ideas:
::
Pensar en desarrollar una huerta automáticamente convierte a las personas en solidarias. Trabajan juntas, sin egoísmos, como si se disolvieran las matrices previas de aprendizaje que sistemáticamente acentuaron otras formas de trabajo y de creación de instrumentos sociales.
::
Trabajar en una huerta implica involucrarse en los ritmos de la naturaleza: tiempo de espera, calendario de siembra, influencia de cambios climáticos, mejora de la tierra, tareas específicas del desarrollo de una huerta orgánica.
::
La cultura urbana va en dirección contraria: implica respuestas inmediatas, no tiene capacidad de espera, la tecnología predomina sobre la naturaleza, el trabajo no se apoya en las manos y el cuerpo.
Intentamos un proceso de identificación y desidealización de estos supuestos par abordar lo que permanece oculto o desconocido y potenciar el desarrollo de una huerta. Para ello profundizamos en:
:: Los supuestos que maneja el grupo; su pertinencia en relación con los recursos, potencialidades y dificultades del proyecto.
::
Los tiempos de la naturaleza, el calendario agrario y lo que supone, frente a una cultura de necesidad, de respuesta inmediata: trabajo, espera y paciencia, impotencia frente a los fenómenos naturales (lluvia, heladas), tolerancia a la frustración.
::
Los requerimientos para lograr una producción que sirva para el consumo: variables agronómicas (suelo, contaminación, especies vegetales, agua) y organizacionales (grupos, caracterización, comunicación, liderazgo, trabajo en equipo, toma de decisiones, delegación, participación, aprendizaje-capacitación).
Entre las disciplinas
Construimos puentes conceptuales, de comunicación, de formas de trabajo, de metodologías, técnicas y estilos personales. Atravesamos procesos de tensión y conflicto, superación y ampliación de conocimientos. Actualmente todos los dispositivos técnicos de capacitación, apoyo y seguimiento de los pasantes se diseñan e instrumentan en conjunto.

En la comunidad de estudiantes
A continuación incluimos contenidos del trabajo de investigación realizado por A. Bocchicchio, M. Arqueros y L. Puhl (2002) que analiza el impacto que tuvo en los estudiantes de Agronomía su paso por el programa.

Los estudiantes destacaron los siguientes aprendizajes:
:: Teóricos
Técnicos agronómicos: producción hortícola y huerta orgánica, ciclo de las hortalizas, calendario de siembra, planificación de cultivos, siembras escalonadas, compostaje.
Técnicos sociales: estrategias de intervención, técnicas grupales, didáctica de la huerta, educación popular.
::
“Saber hacer”
Tecnologías sociales, coordinación de grupos, planificación de actividades, formulación de proyectos, diagnóstico de situaciones, capacitación para otros, administración de recursos, evaluación de actividades.
::
“Saber ser”
Compartir conocimientos, trabajar en equipo, tratar con diferentes actores sociales, tomar decisiones, asumir responsabilidades, autoafirmarse, afianzar valores (solidaridad, respeto), acercarse a la realidad profesional, intervenir en la sociedad.
::
La comunidad: De los Centros a los ámbitos de intervención.

La clasificación de los Centros de Huerta se fue modificando de acuerdo con las experiencias desarrolladas y la influencia del contexto. Nuestro programa se desarrolla principalmente en los sectores salud y educación: escuelas; hospitales; centros de salud, de tercera edad, de discapacitados, de apoyo escolar; comedores comunitarios. En cada uno de ellos se trabaja en dos dimensiones: institucional y comunitaria.
De la sistematización de características de procesos surgieron puntos comunes entre escuelas, hospitales y comedores comunitarios, entre otros.
El programa comenzó desarrollando experiencias en los centros de la RAE (Red de Apoyo Escolar). La lectura e influencia del contexto de nuestro país fue determinante en la orientación estratégica de los últimos años. Actualmente nuestra meta estratégica es potenciar la dimensión comunitaria en nuestras intervenciones.
Las instituciones educativas formales y no formales (Escuela Nº 29 de Haedo, Escuela Nº 22 de Agronomía, Centro de Educación complementaria de Bajo Boulogne, Centro de Apoyo Escolar de Bancalari, son espacios de recreación, de contacto con la naturaleza y experimentación, pedagógicamente muy valiosos: se complementan con las áreas de ciencias naturales y ecología, facilitan la enseñanza y despiertan habilidades en los niños.
En grupos de ancianos, adultos y adolescentes (Centro El Ceibo de José C. Paz, Cristo Obrero Ferroviario de Villa Adelina, Hospital de Niños Pedro de Elizalde, Fundación Parque Avellaneda, Hospital Borda, Centro de Recuperación de Adicciones de Caseros, Hospital Alvear) suelen ser espacios terapéuticos, de participación, de contención social, de recreación, de capacitación laboral para desocupados, de reflexión sobre ecología y nutrición. En algunos casos las experiencias se plasman en pequeños emprendimientos productivos para generar alimentos o ingresos por la venta de productos como plantines florales y plantas aromáticas.
En los centros de dimensión comunitaria (El Talar, Soldati, Comedor de Villa 20 de Barracas, Comedor de Villa Fiorito, Asamblea de Villa Tessei) el trabajo acentúa la posibilidad de desarrollo de un proyecto consensuado para orientar el Taller de Huertas a que colabore con la producción de alimentos para el comedor comunitario, transmita aprendizajes sobre huerta a personas con planes Jefas y Jefes de Hogar, y potencie la participación comunitaria.

Los centros atraviesan sucesivas etapas:
:: Admisión
:: Diagnóstico y formulación del proyecto
:: Consolidación del espacio de trabajo
:: Fin de la intervención
:: Apoyo de la experiencia
La metodología de intervención se apoya en la cooperación técnica. Trata de promover la capacitación de referentes locales que sigan desarrollando el proceso. Una vez finalizada la intervención, el PEHUEC acompaña en una etapa de seguimiento y monitoreo.

En nuestras intervenciones en el ámbito comunitario encontramos este tipo de dificultades para el cumplimiento de la meta estratégica:
:: Los pasantes tienen que contar con mayores conocimientos y apoyo docente para este tipo de intervenciones, que superan lo institucional e implican mayor complejidad y conflictos entre los actores sociales, las racionalidades existentes, la diversidad cultural, la necesidad de procesos de familiarización recíproca entre el equipo de pasantes y la comunidad.
:: El programa debería actuar coordinadamente con otros actores, organizaciones y programas: punteros políticos, líderes barriales, partidos políticos, asociaciones vecinales, programas municipales, planes Jefas y jefes de hogar.

Las principales dificultades que enfrentamos al aplicar el programa son:
:: La complejidad de situaciones ecológico-ambientales que demandan respuestas técnicas específicas.
:: Las dificultades propias del medio socio- ecológico, es decir, la falta de lugares adecuados para el cultivo, por competencia de espacios con la urbanización o por la degradación del suelo producto de la contaminación.
:: La lentitud de los tiempos de la producción. El período mínimo entre la siembra y la cosecha es de tres meses, sin considerar inconvenientes como plagas, heladas o inundaciones.
:: La necesidad de que los vegetales se complementen con otros alimentos en una dieta equilibrada.
:: La falta de capacidad o interés real de actores locales, autoridades y profesionales para trabajar en conjunto con los pasantes y beneficiarios.
:: La vinculación de los ritmos y necesidades de los estudiantes con las actividades y procesos de las organizaciones.

El PEHUEC es un dispositivo caracterizado por la complejidad. Las disciplinas y los aprendizajes interdisciplinarios redefinen los marcos conceptuales para interpretar la realidad y generar alternativas de cambio. El programa propone procesos participativos en la comunidad de estudiantes y es un ámbito de intervención de la extensión universitaria, la capacitación y la investigación. Potencia transformaciones en los procesos comunitarios en el actual contexto de pobreza e instrumenta formas de organización para las distintas franjas etarias de los centros.

El espacio de la huerta contribuye a la organización local, mejora el nivel de vida, fortalece y dignifica a todos los participantes al conocer y respetar los ciclos de la naturaleza, valorar la tierra como fuente de alimentos, la cultura del trabajo y la autoproducción.