Logo de la Universidad de Buenos Aires

NOTICIAS

Imagen ilustrativa UBAHOY
| CULTURA

Tres nuevos títulos de la Colección Proteatro - Eudeba

Eudeba y Proteatro publicaron tres nuevos títulos de la colección “Biblioteca Proteatro”. Se trata de “Entrenamiento Actoral” de Alberto Rubinstein; “Teatro I” de Arístides Vargas y “Lo que nos explota en las manos” de Maximiliano de la Puente.

Imagen de la noticia Tres nuevos títulos de la Colección Proteatro - Eudeba

La Editorial Universitaria de Buenos Aires –Eudeba – y el Instituto para la Protección y Fomento de la Actividad Teatral No Oficial de la Ciudad – Proteatro – perteneciente al Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires firmaron un convenio de colaboración en 2015 que enmarca de manera institucional la búsqueda por jerarquizar y dar difusión al texto escrito, dramatúrgico o de investigación, estableciendo un aporte significativo a la memoria y preservación del trabajo teatral.

El objetivo de esta colección es incluir todo el universo teatral que pueda escribirse, nombrarse, delimitarse en objeto de estudio y reflexión. Biblioteca Proteatro cuenta con series que incluyen: Ensayos Biográficos, Teoría Teatral e Investigación, Patrimonio, Fuentes y Documentos, Textos Teatrales, Historias de las Artes Escénicas y Técnicas de Actuación.

“Entrenamiento actoral. Ejercicios teatrales y fundamentos teóricos” de Alberto Rubinstein

¿Para qué sirve un taller de teatro? Las respuestas son muy variadas, los actores vienen para adquirir una técnica y muchas personas lo hacen como complemento, para enriquecer sus vidas. Se podría decir que es un método grupal que tiende a la participación de todos sus integrantes, movidos por el respeto hacia la opinión y la creatividad de cada uno, en un marco de comunicación y solidaridad. Este clima de libertad favorece el desarrollo de la imaginación y la fantasía para recuperar la capacidad de asombro y juego.

Lo específico del actor es encarnar personajes, y queramos o no, siempre va a estar presente nuestra personalidad, nuestra manera de ver el mundo, y para reflejarlo contaremos con nuestro cuerpo y nuestras vivencias emocionales, los dos elementos del instrumento expresivo; sabemos también que cuanto mayor riqueza de vivencias emocionales y culturales posea el actor, más amplio será el espectro de personajes que podrá expresar.

El sentido de este libro es brindar una serie de ejercicios técnicos y su fundamentación teórica a aquellas personas de talento que quieran desarrollarlos y vivir la aventura de la comunicación con el prójimo, sabiendo de antemano que uno no se hace actor o director leyendo libros de teatro, sino entrenando y comprobando su resonancia sobre uno mismo y los demás.

Acerca del Autor

Alberto Rubinstein comenzó sus estudios en la Escuela de Teatro de la Universidad de La Plata, dirigida por Juan Carlos Gené. Participó en la creación y formación de numerosos teatros independientes, y culmina con el ya mítico Galpón del Sur. En 1973 se lanzó a la actividad profesional como actor, director y creador de sus propios espectáculos, a la vez que continuó su formación con los maestros Agustín Alesso, Augusto Fernandes, Manuel Iedvabni e Inda Ledesma –con quien compartió la enseñanza por más de quince años–. En 1978 fundó su propia escuela, donde desde entonces, ininterrumpidamente, alumnos y actores asisten a sus diferentes cursos de Preparación y Entrenamiento.

Ha dictado cursos en festivales internacionales de América y España.

Actualmente, con el Grupo Sur, lleva espectáculos a colegios y escuelas en todos sus niveles.

“Teatro I” Arístides Vargas. Estudio crítico y compilación de Marita Foix

Este libro reúne parte de la obra teatral de Aristides Vargas. Compilada por Marita Foix, quien además es autora de los estudios sobre la misma.

En palabras de los propios autores:

“Creo que mis obras hunden sus raíces en la realidad argentina. Yo no escribo para argentinos, pero las raíces, los temas y de lo que hablo están relacionados profundamente con la Argentina. A los ecuatorianos les resulta extraña mi teatralidad. Escribo en ese fragmento, en esa territorialidad en la que no se puede tener apego ni sentido de pertenencia. La mía es una dramaturgia exiliada, por lo tanto mis obras nunca transcurren en un lugar específico. Los personajes siempre se encuentran en espacios muy solitarios y grandes. Salir del exilio es muy fácil, y es muy obvio por lo que uno sale, pero retornar es muy difícil”. Arístides Vargas

“El exilio es tomado como poética en el teatro de Arístides Vargas, es un territorio de gente sin territorio, es frágil –tal como lo afirma él mismo–. Por eso no se limita a un país, es latinoamericano. Y su dramaturgia nace de allí, porque el exilio no es estar fuera de su tierra solamente, es estar fuera de uno mismo. El teatro es un arte del exilio, es un arte desterrado”. Marita Foix

Acerca de los Autores

Marita Foix es docente e investigadora. Licenciada en Letras por la Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca. Se formó allí con Jaime Rest y Héctor Ciocchini. Luego, en el Instituto de Filología Hispánica “Amado Alonso”, dirigido por Frida Weber de Kurlat y Ana María Barrenechea. Realizó ediciones críticas de La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca y El Conde Lucanor para la editorial Kapelusz. Integra el grupo de investigadores en teatro que dirige el Dr. Jorge Dubatti en el Centro Cultural Ricardo Rojas, Centro de Historia y Teoría Teatral, UBA; en el Centro Cultural de la Cooperación, AICA (Área de Investigación en Ciencias del Arte); y en el Instituto de Artes del Espectáculo, Facultad de Filosofía y Letras, “Raúl H. Castagnino”, UBA. Ha realizado trabajos sobre Peter Brook, Antonin Artaud, Chéjov, Ibsen, Beckett, Jarry, César Brie, Arístides Vargas, entre otros. En la actualidad está a cargo de la investigación “Hacia una poética de memoria y olvido en la obra teatral de Arístides Vargas”, con una beca del Instituto Nacional del Teatro, bajo la dirección del Dr. Jorge Dubatti. Ha publicado: Peter Brook. Teatro sagrado y teatro inmediato, Buenos Aires, Atuel, 2008, y César Brie, Teatro I y II, Estudio crítico a sus obras, Buenos Aires, Atuel, 2013.

Arístides Vargas, argentino (1954), nació en Córdoba y luego su familia se trasladó a Mendoza. Estudió en la Escuela Superior de Teatro de la Universidad Nacional de Cuyo. Actúo en varias obras y formó parte del grupo Arlequín hasta 1976. Perseguido por la triple A y luego por la dictadura, se exilió primero en Lima, Perú, y luego en Quito, Ecuador. Allí desarrolló su actividad como director, dramaturgo y actor con el grupo Malayerba que fundó en 1979 con Charo Francés y Susana Pautasso. Estudió con los maestros Enrique Buenaventura, Santiago García, Atahualpa Del Cioppo y María Escudero. Realizó giras por el interior de Ecuador y trabajó con otros grupos teatrales. A partir de 1992 comenzó la escritura de sus textos dramáticos: Francisco de Cariamanga, Jardín de Pulpos, La edad de la ciruela, Pluma y la tempestad, Flores arrancadas a la niebla, El deseo más canalla; Ana, el mago y el aprendiz, Nuestra Señora de las Nubes, La muchacha de los libros usados, Danzon Park o la maravillosa historia del héroe y el traidor, La Casa de Rigoberta mira al sur, La razón blindada, Donde el viento hace buñuelos, Bicicleta Lerux, Foto de señoritas y esclusas, Instrucciones para abrazar el aire y La república análoga, entre sus obras más importantes.

“Lo que nos estalla en las manos” de Maximiliano de la Puente

Este libro reúne una selección de cuatro de las obras teatrales más significativas de Maximiliano de la Puente.

Acá y allá, la obra que abre el volumen, ha obtenido el Primer Premio Municipal de Literatura, Teatro y Música de la Ciudad de Buenos Aires. Narra la historia de un hombre y la relación que mantiene con su única hija a través de los años. El relato confuso, cambiante y contradictorio que el padre elabora para su hija nos hace dudar acerca de cuál es la realidad que vive en ese fantástico, lejano e innominado país foráneo.

Boris, la segunda obra de este libro, aborda el vínculo ambiguo y contradictorio entre dos hombres encerrados en una habitación. Jamás sabremos quién es la víctima y quién el victimario en esta comedia no exenta de humor negro, inspirada en el universo narrativo del film noir y las novelas de Raymond Chandler. Boris o la amarga historia de una vida en el teatro, la tercera obra de este libro, obtuvo una mención en el Concurso Obras Inéditas de Teatro 2015 del Fondo Nacional de las Artes. Esta obra es una posible versión en clave biodramática del fallido intento de montaje de Boris, que fue llevada infructuosamente adelante por el propio autor. Una hilarante reflexión sobre el estado de las artes escénicas en la Ciudad de Buenos Aires, en la que prima una mirada burlona, socarrona y muy impiadosa en su acontecer autobiográfico.

Finalmente, Diagnóstico: rotulismo, ganadora del Primer Concurso de obras teatrales de Konex-Argentores, relata la historia de dos pacientes que sufren una enfermedad lingüística de origen desconocido: el rotulismo. Ambos son atendidos por la misma profesional: una mujer muy seductora. La cura jamás tendrá lugar. Los límites entre lo personal y lo profesional se borran en esta sesión de foniatría.

Acerca del Autor

Maximiliano de la Puente es Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Magíster en Comunicación y Cultura por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Es también dramaturgo, performer, director teatral y realizador audiovisual. Se desempeña como docente en distintas instituciones públicas y privadas. Ha estudiado actuación, dramaturgia y dirección teatral con Rafael Spregelburd, Marcelo Bertuccio, Mauricio Kartun, Rubén Szuchmacher y Alejandro Tantanián. Sus obras, recopiladas en los libros Caen pájaros literalmente del cielo (2010), Silencio todo el tiempo (2011) y Migraciones (2014) han obtenido distintos premios nacionales e internacionales, destacándose el Primer Premio del 5to. Concurso Nacional de Obras de Teatro, Nueva Dramaturgia Argentina, organizado por el Instituto Nacional del Teatro, en marzo de 2004, y el Segundo Premio en el Concurso de Obras Inéditas de Teatro-Año 2003 del Fondo Nacional de las Artes, por su obra Yace al caer la tarde.