Logo de la Universidad de Buenos Aires

NOTICIAS

Imagen ilustrativa UBAHOY
| SALUD

Cuidar la voz en el aula

Los docentes constituyen un grupo de riesgo a la hora de hablar de problemas en la voz. En el Hospital de Clínicas se realiza una jornada especial para detectar y prevenir alteraciones en quienes utilizan la voz para enseñar.

Imagen de la noticia Cuidar la voz en el aula

En el marco del Día Mundial de la Voz, la sección Fonoaudiología de la División ORL del Hospital de Clínicas realizará el martes 16 de abril  una jornada de detección gratuita de alteraciones vocales dirigida especialmente a docentes.

Tendrá lugar de 8 a 11 horas en Sector Laringe, 1º piso del Hospital (Av. Córdoba 2351). Consistirá en una evaluación de las cuerdas vocales a partir de una fibrolaringoscopía y estroboscopía, junto con estudios acústicos de la voz, para la detección temprana de alteraciones vocales.

“Según las cifras, el 50% de los profesionales que utilizan la voz como herramienta de trabajo presentan algún tipo de alteración vocal. Se trata de cantantes, locutores, actores y sobre todo docentes”, explica la licenciada Fabiana Wilder, coordinadora del área Voz.

El estrés, el ruido constante, la necesidad de elevar el tono y hasta el polvo de tiza son factores que inciden en la salud de las cuerdas vocales. “Y si a eso le sumamos la cantidad de horas de trabajo, que va en incremento con la coyuntura, contamos con una población que debería tener especial cuidado y contar con entrenamiento en el uso y cuidado de la voz”, agrega la especialista.


“La voz no duele, entonces no hay un alerta que nos indique el límite del esfuerzo. Nos damos cuenta que la forzamos porque la voz cambia. Hay que estar atento a los síntomas y sobre todo no naturalizarlos, no dejar que se instale la ronquera o el dolor”, explica Wilder y puntualiza: “una disfonía que dure más de dos semanas tiene que ser motivo de consulta al especialista”.

Una vez hecho el diagnóstico, existen técnicas de rehabilitación sumamente efectivas, que se centran en la modificación del comportamiento que causa la lesión. “Este cambio de hábito depende de la conciencia, el entrenamiento y la disposición de la persona de cambiar y mejorar aquello que le produce el daño vocal”, sostiene Wilder.

En el Hospital de Clínicas funciona el Laboratorio de la Voz, cuyo equipo está integrado por otorrinolaringólogos especialistas en laringe y fonoaudiólogas especialistas en la voz, que trabajan en forma conjunta. Cuenta además con tecnología especializada que permite la medición de la vibración de los pliegues vocales y el análisis acústico de la voz, para detectar tempranamente las alteraciones en la fonación.