Logo de la Universidad de Buenos Aires

NOTICIAS

Imagen ilustrativa UBAHOY
| SALUD

La UBA trabaja en mejorar la calidad de vida de los pacientes con Esclerosis Múltiple

Investigadoras de la Facultad de Farmacia y Bioquímica estudian los mecanismos involucrados  en el proceso de reparación de la mielina  y evalúan el efecto de moléculas específicas que pueden favorecer el proceso de remielinización en enfermedades desmielinizantes como la Esclerosis Múltiple. Estos estudios los realizan tanto en cultivos celulares como en animales.

Imagen de la noticia La UBA trabaja en mejorar la calidad de vida de los pacientes con Esclerosis Múltiple

UBA Salud dialogó con las doctoras Ana Adamo y  Patricia Mathieu de la Cátedra de Química Biológica Patológica del Departamento de Química Biológica de la Facultad de Farmacia y Bioquímica e Investigadoras del  Instituto de Química y Fisicoquímica Biológicas (IQUIFIB) UBA – CONICET.

¿Qué es la mielina? ¿Cuál es su importancia?

Ana Adamo: Es, básicamente, una estructura  que cubre a los axones  tanto en el sistema nervioso central como en el periférico, y que  permite que la transmisión del impulso nervioso sea más rápida. El proceso de formación de la mielina comienza, en el ser humano,  durante la última etapa de la preñez y se completa post natalmente.  Su función es sumamente importante porque cuando se destruye, como consecuencia de una enfermedad, conlleva alteraciones neurológicas que pueden llevar a un cuadro de neurodegeneración y a la muerte.

¿Cuál es el origen de las enfermedades desmielinizantes?

Ana Adamo: Pueden ser genéticas o adquiridas, dentro de estas últimas la más relevante es la Esclerosis Múltiple (EM) que afecta a cerca de 3 millones de personas en el mundo, con una alta prevalencia en América del Norte y Europa del norte pero, en Argentina la padecen entre 12 y 20 mil pacientes según la fuente de información.

¿Cuál es la prevalencia de la EM?

Patricia Mathieu: En general afecta a adultos jóvenes, y particularmente, a mujeres a partir de los 30 años. Por cada tres mujeres que la tienen,  la padece un hombre.

¿Cómo se diagnostica y cómo se trata?

Ana Adamo: Es una enfermedad muy difícil de diagnosticar porque tiene una presentación clínica muy variable: alteraciones visuales (visión doble), alteraciones sensitivas, trastornos en la marcha.

La Esclerosis Múltiple tiene  básicamente dos presentaciones clínicas diferentes: una forma clínica progresiva primaria (que afecta al 5% de los pacientes) que evoluciona a la neurodegeneración, y la otra forma clínica que se caracteriza por presentar episodios sintomáticos y períodos de remisión (que afecta al 85% de los pacientes). Esta presentación clínica puede, con el tiempo, evolucionar a una forma progresiva secundaria, que también conlleva la neurodegeneración y  la muerte, generalmente por fallas cardiorespiratorias.

La mayor parte de los tratamientos de la actualidad apuntan contra esta forma clínica y las drogas utilizadas son antiinflamatorias.

En este punto es dónde el trabajo de investigación que ustedes llevan adelante cobra vital importancia…

Patricia Mathieu: Es necesario conocer los mecanismos involucrados en la remielinización para poder encontrar blancos terapéuticos. Es importante reducir la inflamación pero, a la vez, favorecer la reparación de la mielina.  Ana Adamo: Estamos estudiando moléculas específicas que pueden favorecer este proceso, para realizar estudios pre-clínicos en cultivos celulares y en animales. Este es primer paso para que el surgimiento de nuevos tratamientos que después de pasar por los estudios clínicos, podrán  ser aplicados en seres humanos.

Acerca de las entrevistadas

Ana Adamo. Profesora Asociada Regular dedicación exclusiva de la Cátedra de Química Biológica Patológica del Departamento de Química Biológica de la Facultad de Farmacia y Bioquímica e Investigadora del Instituto de Química y Fisicoquímica Biológicas (IQUIFIB) UBA – CONICET.

Patricia Mathieu. Jefe de Trabajos Prácticos dedicación exclusiva de la Cátedra de Química Biológica Patológica del Departamento de Química Biológica de la Facultad de Farmacia y Bioquímica e Investigadora del  Instituto de Química y Fisicoquímica Biológicas (IQUIFIB) UBA – CONICET.