Logo de la Universidad de Buenos Aires

NOTICIAS

Imagen ilustrativa UBAHOY
| INVESTIGACIÓN

De la UBA a la Antártida

Hace 5 años, Evguenia Alechine se convertía en doctora en bioquímica de la Universidad de Buenos Aires. Hoy es una de las 100 mujeres de ciencia de todo el mundo, que viajaron recientemente a la Antártida como parte del proyecto Homeward Bound que esta formando líderes frente a la crisis climática que enfrenta nuestro planeta.

Imagen de la noticia De la UBA a la Antártida

¿Cómo fue esta experiencia en la Antártida?

Durante estas 3 semanas, más de 100 mujeres mujeres del ambiente científico (ciencia, tecnología, ingeniería, matemática o medicina; STEMM por sus siglas en inglés) de todo el mundo, de diferentes edades, profesiones y experiencias de vida formaron parte de esta experiencia transformadora. Cada una presentó la historia inspiradora de sus logros profesionales y personales, así como los momentos de quiebre que las llevaron a luchar por esta causa y formar parte de este proyecto. Fue absolutamente inspirador rodearme de tantas mujeres que ya están generando un cambio, además del paisaje único y frágil de la Antártida. Estar fuera de nuestra zona de confort, generó un ambiente de diálogo y colaboración hacia un objetivo común.

¿Qué aprendieron de esta experiencia?

El programa Homeward Bound nos enseñó sobre visibilidad, comunicación científica, estrategia personal, estilos de liderazgo y aprendizaje. Nos enseñó que si bien la ciencia es uno de los pilares fundamentales del crecimiento y la evolución de la raza humana; no son meramente los resultados de la investigación científica los que generan un cambio en la sociedad. La ciencia debe ser comunicada de manera que sea relevante para cada persona, considerando su situación y contexto. Los conocimientos científicos por sí solos no generan un efecto, es la conexión personal y emocional con las causas y consecuencias que la ciencia pone en evidencia lo que genera un cambio de hábito o de actitud. Y en la conversación sobre el cambio climático, esto es más que evidente.

¿Por qué la Antártida?

La razón por la que viajamos a la Antártida, a este lugar prístino; un desierto blanco e inmenso donde la intervención del ser humano fue mínima fue ver con nuestros propios ojos que podemos elegir cuidar o destruir el ambiente que nos rodea y sus recursos naturales, fue lo que generó un quiebre en nosotras. Para tomar conciencia de la emergencia climática que estamos viviendo, tenemos que necesariamente salir de nuestra zona de confort y cambiar de raíz la manera en la que habitamos este planeta.

¿Por qué mujeres?

El cambio de paradigma que propone este proyecto es que un liderazgo diferente es posible, desde la inclusión, la diversidad y la colaboración; donde la vulnerabilidad y la conexión profunda y personal con el futuro de nuestro planeta sean nuestra mayor fortaleza. Es por esto que el aporte de las mujeres a las conversaciones globales sobre liderazgo, paradigmas sociales y la protección de nuestro medio ambiente es crucial. Las mujeres debemos animarnos a ser vistas y escuchadas, y a ocupar el rol que este mundo en crisis nos está pidiendo.

¿Y ahora cómo sigue tu vida?

Sinceramente, nunca me imaginé que mi profesión me iba a llevar de una manera u otra a la Antártida. Hoy vuelvo a la Argentina para trabajar de lo que me apasiona, en comunicar la ciencia de manera que llegue a más personas y que entre todos podamos hacer el cambio que este planeta necesita para ser mas saludable y sustentable. Estoy eternamente agradecida a la formación que la educación pública argentina, y en especial la Universidad de Buenos Aires, me brindó ya que me inspiró a crecer y me hizo quien soy hoy.