Logo de la Universidad de Buenos Aires

NOTICIAS

Imagen ilustrativa UBAHOY
| INSTITUCIONAL

Recuperar y reparar la memoria

La recuperación y reparación de los legajos de los trabajadores nodocentes de la UBA, de quienes se tiene registro, está completo. La Universidad de Buenos Aires, continúa reafirmando su compromiso en la construcción de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Imagen de la noticia Recuperar y reparar la memoria

A partir de este 24 de marzo, 10 compañeros nodocentes de la UBA, darán cuenta, a través de sus legajos, de su condición de detenidos desaparecidos asesinados por la dictadura militar. Sus legajos, de ahora en más, estarán señalizados con una inscripción que testificará el destino sufrido por cada uno de ellos.

El listado original, correspondía a trabajadores nodocentes de las Facultades de Exactas, Filosofía y Letras, Agronomía, Medicina, Hospital de Clínicas y Derecho. Durante el trabajo de reparación, se conoció acerca de un nuevo compañero de la Facultad de Filosofía y Letras, hecho que confirma que la construcción de la memoria colectiva, es un proceso abierto.

El trabajo de reparación se llevó adelante de manera conjunta con la Dirección de Derechos Humanos de la Secretaría General, la Dirección General de Recursos Humanos  de la Universidad y la Dirección de Derechos Humanos de APUBA.

Los primeros listados

La conformación de listados de estudiantes y trabajadores de la Universidad de Buenos Aires se viene realizando desde la recuperación democrática, gracias al trabajo conjunto con alumnos, sobrevivientes de aquellos años y familiares de los detenidos desaparecidos.

Los listados sirvieron como base de partida para el trabajo de reparación, que se fue realizando de manera más o menos informal, hasta que en 2016, al celebrarse el 40º aniversario del golpe, por resolución 4657/16 del Consejo Superior, se comenzó a trabajar de manera homogénea, articulada y en conjunto con las unidades académicas y se hizo extensivo a todas las dependencias de la Universidad.

Proceso de reparación

En el caso puntual de la reparación de los legajos de los 10 compañeros nodocentes, algunos ya habían sido reparados en algunas unidades académicas, tal es el caso de la Facultad de Ciencias Exactas y Filosofía y Letras.

Con ese trabajo realizado, se comenzó el trabajo de localización de los legajos en los archivos de las distintas unidades académicas donde los compañeros nodocentes desempeñaban sus funciones con el objetivo de homogeneizar y sistematizar la información.

Esos listados se cotejaron con la información que tienen el Archivo Nacional de la Memoria y el Registro Único de Víctimas del Terrorismo de Estado (RUVTE) dependientes de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y se enriquecen con la información que allí se encuentra. Con los listados definitivos, se comienza el trabajo de preservación y puesta a resguardo de la documentación de los mismos: se limpian los papeles de todo elemento que pueda degradar el material y se ponen a resguardo.

Una vez digitalizados e impresos en papel y, con el doble criterio de sostener la lógica interna de los archivos de las diversas dependencias y de no quitarlos de SU lugar, se devuelve al archivo original una copia de la documentación junto con una nota donde se deja constancia del proceso realizado, en tanto que los documentos originales son  preservados en una carpeta libre de ácido de modo de garantizar su conservación en el futuro.

Dado que estos nodocentes no pueden pasar desapercibidos dentro del archivo, se realiza una señalización de los legajos con una inscripción que da cuenta del destino de cada uno de ellos, en su condición de detenido desaparecido o asesinado por la dictadura militar, según correspondiese.

Cada nueva recuperación de legajos implica diferentes etapas en esta construcción de la memoria colectiva que es un proceso abierto y para lo cual, la Universidad convoca a los familiares, amigos, compañeros de militancia y comunidad universitaria toda a que acompañen y acerquen información de estudiantes, docentes y nodocentes que hayan transitado por los claustros de la UBA y aún no formen parte de esta nómina y acervo. Para ello les pedimos se contacten con la Dirección de Derechos Humanos de la Universidad.