Logo de la Universidad de Buenos Aires

NOTICIAS

Imagen ilustrativa UBAHOY
| INSTITUCIONAL

54° Aniversario

El 29 de julio de 1966 el gobierno de facto de Juan Carlos Onganía, dispuso la intervención de las universidades nacionales. Esa misma noche estudiantes, profesores y autoridades de la UBA fueron desalojados de las facultades y agredidos físicamente. Más de 150 personas fueron detenidas y encarceladas, en la que se conoció como “La Noche de los Bastones Largos”.

Imagen de la noticia 54° Aniversario

Cada 29 de julio se conmemora un nuevo aniversario de La Noche de los Bastones Largos. Aquella noche de 1966 se produjo uno de los más violentos episodios que se recuerdan cuando se desalojó por la fuerza una de las facultades de la UBA, tras la disposición de intervenir las universidades nacionales. Los largos palos que utilizó la policía para castigar a las víctimas dio nombre a este triste incidente.

Tras el derrocamiento de Arturo Illia, el 28 de junio de 1966, el presidente de facto Juan Carlos Onganía dispuso por decreto, el 29 de julio de ese mismo año, el fin del gobierno tripartito y la autonomía de universidades nacionales. El entonces rector de la UBA, Ing. Hilario Fernández Long se manifestó en contra de dichas medidas y renunció a su cargo.

En repudio a los hechos, varias facultades fueron tomadas por estudiantes y profesores. En la UBA, nueve decanos decidieron acompañar la dimisión del Rector Hilario Fernández Long y realizaron sendas asambleas en oposición a la intervención, aunque la peor represión se llevó a cabo en la Facultad de Ciencias Exactas.

Esa misma noche, la Guardia de Infantería de la Policía Federal irrumpió y desalojó con violencia el edificio de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, que por entonces funcionaba en la histórica Manzana de las Luces, ubicada en Perú 222. El decano Rolando García, símbolo de las políticas de desarrollo de entonces, acompañado por el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Exactas, se encontraba en el lugar, resistiendo la intervención junto a estudiantes, profesores y graduados.

Corridos al patio de la facultad, estudiantes, autoridades y docentes fueron obligados a formar una doble fila donde fueron golpeados, e incluso, sometidos a simulacros de fusilamiento. El decano García, al intentar hacerse cargo como autoridad del lugar, recibió un duro golpe con un bastón, consecuencia que ha quedado inmortalizada en las fotografías de aquella noche.

Este hecho y los que se venían sucediendo generó una ola de renuncias en varias de las facultades. Más de 1300 docentes abandonaron sus cargos, dando comienzo a una significativa “fuga de cerebros” de nuestro país y marcando el final de la llamada “época dorada” de la Universidad, que durante aquellos años anteriores logró ser una importante fuente de pensamiento crítico, que funcionaba bajo el régimen de co-gobierno y se sustentaba por el principio de autonomía universitaria.

Aquel 29 de julio de 1966, marcó el comienzo de la intervención a las universidades nacionales y de un período oscuro para la vida institucional de la UBA.

“No es un tiempo de bajar los brazos y de abandonar. Siempre ha habido de estos tiempos en la historia y hay que tomarlos como tiempos de reflexión” Rolando García (decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales entre 1955-1966)

“Era un momento muy activo de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, allí se cultivaban la matemática, la física, la química, la geología, la meteorología, con un fervor, con una sensación, quizá demasiado exagerada, de que podíamos cambiar el país”. (Manuel Sadosky, vicedecano durante La Noche de los Bastones Largos)