Logo de la Universidad de Buenos Aires

NOTICIAS

Imagen ilustrativa UBAHOY
| INVESTIGACIÓN

Mosquitos: cuáles son y cómo se los controla

En las últimas semanas, en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores, se observó gran abundancia de mosquitos, por lo que surgieron las alarmas con respecto a la especie, a si contagian el dengue y cómo se pueden controlar, entre otras cosas. Conversamos sobre el tema con Nicolás Schweigmann, director del Grupo de Estudios de Mosquitos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

Imagen de la noticia Mosquitos: cuáles son y cómo se los controla

Los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires y Gran Buenos Aires se encontraron, hace unas semanas, conviviendo con gran cantidad de mosquitos. Ante la sobreabundancia y la forma abrupta en que aparecieron, también surgieron las dudas: ¿se trata del Aedes aegypti, mosquito transmisor del dengue?

El especialista Nicolás Schweigmann, afirmó que la especie que apareció últimamente se llama Aedes albifasciatus, que, si bien también es Aedes, no tiene nada que ver con el aegypti. Sin embargo, y si bien actualmente no está circulando el virus del dengue en la zona, hay muchísimo Aedes aegypti en varias manzanas de la zona del AMBA y en toda la parte urbana de CABA. Por esta razón, Schweigmann anticipó que si no se extreman las medidas de prevención, cuando vuelva a circular el virus, podría ser peligroso.

Aedes albifasciatus

Con respecto al albifasciatus, es una especie autóctona, que existe en la región hace muchísimos años, incluso antes de que el hombre hubiera estado aquí.

Estos mosquitos son típicos de charcos, de toda la Pampa Húmeda. En realidad, su distribución es desde San Pablo y Coroico, cerca de La Paz en Bolivia hasta Tierra del Fuego, en Argentina. Es el mosquito más austral del planeta, soporta muy bien el frío y está mucho en zona típica de charcos. En las zonas rurales de Argentina, son muy abundantes.

“Lo que sucedió este año fue que se dieron varias cosas simultáneamente” explicó Schweigmann. “El año pasado hubo una sequía prolongada, esto permitió que se acumularan muchos huevos en los bordes de los charcos, que es donde ponen los huevos estos mosquitos, se acumularon miles y miles de huevos porque las hembras siguen poniendo los huevos en la tierra, en las depresiones donde se forman los charcos. Entonces, después una lluvia importante, provocó explosiones demográficas, como la del 19 o 20 de enero en la costa, que la gente se quejaba de los mosquitos en la playa”.

Además, en Buenos Aires, se dio otro fenómeno más: en el momento que están saliendo los mosquitos del charco, en los descampados, en la provincia, si hay una corriente convectiva, una nube que larga aire frío como un chorro muy fuerte hace que se levanta el aire caliente, justo en la zona donde están los charcos, que es donde estaban saliendo los mosquitos. El aire los levanta y los lleva con el viento y esa es la razón por la que se nos inundó la Ciudad de Buenos Aires y por eso hay Aedes albifasciatus en determinadas zonas de la ciudad.

Debido a que en CABA no hay charcos, Nicolás Schweigmann aclaró que la presencia de estos mosquitos no va a extenderse por muchos días más.

Aedes Aegypti, dengue y prevención

Como toda epidemia, al virus del dengue se lo trabaja desde la prevención. Algo que debe realizar cada persona desde su hogar, evitando que el mosquito Aedes aegypti se reproduzca, ya que es este insecto el que transmite el virus del dengue de una persona a la otra, cuando las pica.

Pero sería erróneo decir que es el mosquito el que esparce el virus por una ciudad, ya que, es raro que el Aedes aegypti se aleje más de 50 metros del lugar en el que nació. Incluso, “no suele cruzar la calle sino, que prefiere quedarse en la manzana”, nos contó Schweigmann, investigador y profesor de la UBA.

Es la gente la que esparce el virus, como en toda epidemia, al moverse por la ciudad, de una ciudad a otra, o de un país a otro. Cada mosquito que pique a un infectado, esté donde esté, se convertirá en un diseminador del dengue, al transmitirlo a cada otra persona que pique. En este sentido, la menor circulación de gente debido a la pandemia, ha sido beneficioso para que el virus no entre a la región.

Como en el caso de la Pandemia de Coronavirus que nos está afectando, no debemos esperar que la tecnología nos salve, con una vacuna o con fumigaciones, sino que cada uno de nosotros debe hacer su parte. Con el COVID-19 consiste en no salir de casa, para no esparcir el virus.

En el caso del dengue la prevención consiste en observar el ambiente de nuestro entorno domiciliario y eliminar todo lo que pueda acumular agua por más de una semana. Ya que allí es donde los mosquitos depositan sus huevos, los cuales pueden resistir insecticidas, e incluso durar todo el invierno. Cada hembra pone hasta 300 huevos.

“La prevención hay que hacerla durante todo el año -destaca Schweigmann- incluido el invierno, en invierno es más efectivo porque quedan los huevos, los huevos no se mueven y los adultos sí. Si uno descacharrea en verano, los adultos se mueven se desplazan a distancias mayores para buscar dónde poner los huevos. Hay que hacerla todo el año”.

El mosquito, en general, aprovecha todo recipiente de agua que uno se olvida porque necesita aguas tranquilas, entonces si el agua queda por más de una semana, ahí va a poner los huevos en las paredes. Se tienen que cepillar las paredes de los recipientes que tuvieron agua, echarles agua hirviendo y limpiarlas bien.

No se recomienda usar ramas de plantitas en agua porque en las raíces ponen los huevos y en general, en buenos aires ha demostrado ser un lugar que, por esta razón, se han reproducido. Hay mucha gente que tienen potus en agua, o los platitos bajo las macetas y ahí ponen los huevos. “Para quienes tienen plantas flotantes, en las terrazas, les recomiendo el uso de madrecitas, que son unos peces muy chiquitos que hay en los acuarios que son comedores de larvas, de todo tipo de bichos y muy buenos controladores biológicos”.

Manzanas saludables

“Desde la Facultad de Ciencias Exactas estamos monitoreando la presencia de Aedes Aegypti desde 218 sensores ubicados estratégicamente en distintos puntos de la ciudad”, explicó Schweigmann, quien aportó que desde el gobierno Nacional se está trabajando en prevención y desde CABA, también.

¿Cómo rastrear si hay mosquitos en CABA o en tu zona?

“Si llegás a manotear, a matar a un mosquito, sacá foto, si tiene rayitas blancas es Aedes Aegypti, entonces hay un criadero en esa manzana. Buena oportunidad de hablar con los vecinos y eliminar los criaderos que pueda haber en esa manzana”, finalizó Nicolás Schweigmann.