16/11/2015 // La Prensa - Nota - Actualidad - Pag. 16

El cambio climático llegó para quedarse

Grandes ciudades costeras están bajo amenaza a causa del calentamiento global. Este año, el planeta incrementó la temperatura en un grado. En la Argentina falta aplicarla ley General del Ambiente con respecto a la gestión del territorio. Por Mariana Badeni LA PRENSA

En los últimos años está registrado que el mar subió más de cinco centímetros en promedio. Si se acelera el descongelamiento de los glaciares y los hielos de la Antártida es probable que, si no se toma ninguna medida, en los próximos diez años la cota de un metro sobre el nivel del mar se cumpla para fines del siglo 21", enfatizó a La Prensa Pablo Canziani, investigador principal del CONICET y de la Unidad de Investigación y desarrollo de la Facultad de Ingeniera de la Universidad de Buenos Aires.

La afirmación se basa en tos últimos informes difundidos por los científicos del mundo sobre el preocuparte aumento del mar. Según un estudio difundido por la organización norteamericana Climate Central, si las emisiones continúan al ritmo actual y provocan un calentamiento del planeta de 4°C, el nivel de los océanos aumentaría 8,9 metros de media, con lo que quedarían sumergidas tierras en las que actualmente viven 600 millones de personas.
En cambio, si el aumento fuera de 2o la subida sería de 4,7 metros de media (entre 3 y 6,3 metros) y afectaría a una menor cantidad de habitantes. Si el aumento se limitara a 1,5o, como piden los estados insulares y que son los más vulnerables, el agua subiría 2,9 metros.

Por otra parte, el informe se suma a otro anterior donde se señala que la temperatura media mundial en !a superficie de la Tierra sería un grado centígrado superior a los niveles preindustriales.

La principal causa señalada como responsable de este aumento son los gases de efecto invernadero.
Ante está situación, las grandes ciudades costeras como Shanghai. Bombay, Hong Kong. Río de Janeiro y hasta la mismísima Buenos Aires quedarían con parte de su territorio bajo el agua "El desafío no es solamente enfrentar esta crecida sino también prevenir que por la inercia de los sistemas polares va a seguir subiendo a posteriorí. Esto muestra que hay una urgencia de reducir los gases de efecto invernadero", destacó el especialista ambiental.

MIGRACIONES

Al estar inundadas estas áreas pobladas, el primer impacto sería la desaparición de islas sobre todo en la zona del Pacífico. "Hay lugares con poblaciones bastantes densas que perderán todo. Acá en la Argentina podemos ver lo que sucede con laj Sudestada en la costa del Río Paraná.

Supongamos que el nivel de| mar sube 20 centímetros más, sin una gestión adecuada de zonas costeras, de barrios y de sistemas pluviales se puede tener un grave efecto sobre el área porque el nivel será aún mayor a lo que se experimenta hoy. Esto ya se lo puede notar desde hace 20 años donde los daños cada vez son más a partir del incremento ya detectado", subrayó Canziani. Mut chos afectados ante el aumento de las aguas deberán buscar nuet vos espacios habitables, sea en zonas aledañas o en otras regiones.

Según el informe de Climate Central, un ejemplo preocupante sería lo que sucedería con el territorio Chino.
Según la proyección realizada en caso de que la temperatura aumentará en 4°C la subida del agua afectaría a un territorio poblado hoy por 145 millones de personas (una cifra que sería la mitad con un incremento de 2°C).
Por otra parte, según datos de la agencia de las Naciones Unidas sobre la Protección Internacional (ACNUR), que asiste a los refugiados en distintas partes del mundo, ya existen 46,3 millones de refugiados, apátridas, repatriados y desplazados internos.

Muchas de estas personas están concentradas en áreas afectadas por el cambio climático.
En tanto, el Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno, que registra el número de personas desplazadas por desastres naturales, detectó que desde 1970 a 2013, el riesgo de ser afectado por el desplazamiento interno se ha duplicado. B mismo organismo señala que en 2013 casi 22 millones de personas fueron desplazadas en al menos 119 países, casi tres veces más personas desplazadas en el mismo período por el conflicto y la violencia

SALUD El incremento de la temperatura global también afectara a la salud. En los últimos años, los porteños han experimentado inviernos más cortos con un aumento de lluvias torrenciales, muchas veces asociadas a climas más tropicales.

"Ya tenemos una situación donde hay enfermedades erradicas que están volviendo a surgir. En el mundo hay malaria, palurdismo, entre otras, y están surgiendo en lugares como en el sur de los Estados Unidos.
Hay una migración de enfermedades tropicales a regiones subtropicales", destacó el investigador del CONICET.

Luego agregó que "independiente del aumento del nivel del mar es un problema que hay que trabajarlo.
Hay que prevenir, hacer estudios sobre cuáles son los vectores. También tenemos problemas con las alergias. Es un cuadro integrado".

En los últimos años las olas de calor que afectaron los veranos porteños.
La alta temperatura afecta principalmente a los menores y adultos mayores quienes son el grupo etario de mayor vulnerabilidad. "El primer impacto del incremento de la temperatura es cómo afecta las olas de calor en la Ciudad de Buenos Aires. Para ayudar a que la población se encuentre preparada, nosotros implementamos un sistema de alertas para notificar sobre cada jornada. Esto es una primera medida. Hay que saber que esas olas de calor cada vez van a ser más frecuentes por lo que tenemos que estar listos para enfrentadas.

Es necesario tener mecanismos que permitan atender a la población en el caso de alerta", destacó a La Prensa la metereóloga Matilde Rusticucci, investigadora del CONICET y miembro del departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos de la Universidad de Buenos Aires.

OBRAS Por décadas los países lograron con innovación tecnológica ganar terreno al mar. Pero qué sucederá con países que lograron obtener así más territorio y ahora deban enfrentarse al aumento del nivel del mar. "El costo que tiene mantener los sistemas de diques es muy elevado y se puede llegar a plantearse la necesidad de reducir costos porque no se pueden mantener. Pero es grave que se intente evitar el problema con una solución tecnológica en vez de solucionar la cuestión de fondo. Lo que se necesita primero es evitar a que se llegue a esa situación extrema", resaltó Canziani.
Consultado sobre la situación que afrontaría con el incremento del agua regiones como la del Delta del Paraná y si estas podrían llegar a desaparecer, el especialista ambiental explicó que "sí porque tendríamos el efecto del aumento del nivel del mar por sobre el estuario del Río de la Plata que, a su vez, va a repercutir en los rios Uruguay y en el Paraná. Eso sucedería en las zonas más bajas que sería al sur de la provincia de Santa Fe y en Buenos Aires".

En tarto, el incremento de las aguas podría también perjudicar el suministro de agua dulce. Al respecto, Canziani explicó que "podría afectar por lo menos a la toma de agua de la zona de Buenos Aires. Hay estudios que indican una safinización".


ACCIONES

En el año 2013 las lluvias torrenciales que cayeron sobre Buenos Aires y que dejaron víctimas fatales en la ciudad de La Plata demostraron la falta de políticas de contingencia ante los desastres naturales. Además, la falta de una organización territorial se sumó a la carencia de obras en las principales cuencas hídricas de la región.

"Acá en la Argentina no se ha implementado como corresponde la Ley General del Ambiente con respecto a la gestión del territorio. Hay leyes que no se cumplen y que indican que en ciertas zonas no se debe construir", se lamentó el investigador del CONICET.

Pese a las víctimas que hubo en dicha inundación, pareciera que la falta de acciones concretas destinadas a mitigar los daños ocasionados por los fenómenos naturales siguiera siendo una constante.
"Hay muchas medidas que se pueden realizar. Pero lo primero que tenemos que hacer es saber cómo nos tenemos que adaptar al nuevo clima que estamos viviendo. Hay gran variedad de acciones que se pueden realizar como crear un sistema de alerta que permita a la población, ante la crecida del rio por una tormenta fuerte, estar preparados para evitar por lo menos un impacto que genere víctimas fatales.

También es importante conocer el tema porque no es lo mismo construir un muro de contención para un arroyo que para una ciudad sobre el Río Paraná. Hay que conocer qué va a pasar en cada localidad y qué acciones debe realizar cada ciudad para protegerse", reflexionó Matilde"' Rusticucci.

"En Argentina tenemos un problema particular, con una campaña electoral tan extendida, en la búsqueda de una solución de problemas reales. Lo que debería haber es un debate público e intenso a partir, por ejemplo, de la Encíclica del Papa Francisco 'Laudato Si' de los hechos como los que sucedieron en la inundación en Luján y que no generó una respuesta social ni una presión en los políticos para encarar - este problema de manera sería", concluyó Canziani