27/06/2018 // Clarín - Nota - Tema del Día - Pag. 4

El impacto sobre los aprendizajes

En las escuelas donde se registran más acosos los alumnos rinden menos

Surge de la prueba PISA. Los chicos más sometidos al bullying obtuvieron menos nota en Ciencias.

Seguramente suene a una obviedad que un chico que sufre hostigamiento dentro del aula estará más propenso a bajar su rendimiento escolar. Pero hay expertos que se dedicaron a estudiar el fenómeno y a ponerlo en números.
En este sentido, el estudio más abarcador hasta el momento es el que surge de la prueba global PISA que, en su última edición de 2015, además de medir los aprendizajes de los alumnos de 15 años en Matemática, Ciencia y Lectura también obtuvo información sobre aspectos relacionados con “el ambiente” en el que estudian los adolescentes.
A 540.000 chicos que participaron de la evaluación -de 72 países y regiones del mundo- se les preguntó sobre su relación con otros alumnos, con profesores, con su vida en la casa y cómo pasan el tiempo libre. El 18,7% afirmó haber sufrido burlas, amenazas o directamente agresión física “unas cuantas veces al mes”. Son los mismos que luego mostraron menos rendimiento escolar.
Los estudiantes que van a escuelas donde se registra más acoso sacaron 47 puntos menos en Ciencias que el promedio. Además, los chicos que dijeron estar más sometidos al bullying son los que mostraron una identificación más débil con su escuela y menos satisfacción con la vida.
De la Argentina no hay datos, porque si bien participó de la prueba PISA, fue eliminada del reporte final por haber entregado mal la muestra de escuelas a ser examinadas.
Pero sí hay datos de las últimas pruebas Aprender -de 2017-, en la que a los chicos argentinos se les hizo preguntas acerca del “clima escolar”. De allí surgen resultados que coinciden, a grandes rasgos, con el trabajo que presentará hoy la UBA (ver Casi...).
En Aprender 2017, seis de cada diez alumnos -de todo el país- dijeron habar visto situaciones de bullying y discriminación entre los estudiantes por alguna característica personal o familiar, ya sea por religión, orientación sexual, nacionalidad, etnia o característica física. Las respuestas son similares en la escuelaprimaria y en la secundaria; y en las distintas provincias.
El 12% de los secundarios dijo que lo observa siempre, el 18% que la mayoría de las veces y el 33% que algunas veces. Solo en el 37% afirmó que no percibe discriminación. En la primaria, las cifras son similares. En el caso de los directores, solo el 38% dijo que nunca hay discriminación.
“El bullying daña la autoestima del chico acosado y, de este modo, su proceso de crecimiento general. Empiezan a tener miedos, dejan de confiar en sí mismo, en su potencial, y todo esto los daña para adelante. Por lo tanto, también daña su rendimiento escolar”, le dijo a Clarín Diego Berardo, de la UBA.
Para Alejandro Castro Santander, del Observatorio de Convivencia Escolar de la Universidad Católica de Cuyo, “la convivencia escolar suele ser el factor interno que más influye en los resultados, ya que el clima de las interrelaciones se asocian a mejores resultados de aprendizaje en Lectura y Matemática, y es el principal factor para explicar los resultados de las escuelas”.
¿Cómo encarar el problema del bullying en las aulas? Los especialistas coinciden en que debe llevarse adelante programas con “enfoques integrales”, que no involucren solo a los chicos directamente relacionados con el conflicto sino al resto de los estudiantes que muchas veces participan de forma pasiva, a los padres, a los docentes y la comunidad en la que están insertados.
“Hay que entender que no es sólo una cuestión de convivencia en la escuela.
A los pibes les impacta cómo estamos viviendo hoy en la sociedad.
El bullying es, en última instancia, un reflejo de cómo nos comportamos los adultos, por ejemplo en el tránsito -dice Berardo-. Por eso se necesitan especialistas de distintas disciplinas, no solo el psicopedagógo o el docente sino también sociólogos o asistentes sociales”. 


HOSTIGAMIENTO A TRAVÉS DE LAS REDES SOCIALES

Preocupa el crecimiento del ciberbullying

El ciberbullying, o el hostigamiento entre pares a través de las redes sociales, es uno de los que más preocupa. Por lo rápido que crece y por las dificultades que presenta. En Aprender 2017 se les preguntó a los chicos argentinos con qué frecuencia ven que se insulta, amenaza o agrede a otros por las redes. En secundaria, el 6% dijo que siempre, el 14% la mayoría de las veces y un 33% algunas veces. En primaria, el 41% dijo haber visto casos de acoso digital.
En la encuesta de la UBA, el 54% dijo que hay ciberbullying.
Además, el 52% de los docentes argentinos afirmó que existe casos de ciberbullying es su escuela, en un reciente estudio de Argentina Cibersegura. Cuatro de cada 10 dice que no cuenta con las herramientas necesarias para trabajar en la prevención de este problema, y el 74% que no recibió capacitación suficiente. 
 


Ricardo Braginski