Semana Mundial de la Tiroides

 Los días 29 y 30 de mayo en el Hospital de Clínicas, se llevarán a cabo controles gratuitos, entrevistas con médicos endocrinólogos y se realizarán test palpando e cuello para la detección de alteraciones de la tiroides. Además, se despejarán las dudas e inquietudes de los asistentes

Los días 29 y 30 de mayo, de 09:00 a 16:00, en la planta baja del Hospital de Clínicas "José de San Martín", frente a los Consultorios Externos Sector A se llevarán a cabo controles gratuitos, entrevistas con médicos endocrinólogos y se realizarán test palpando e cuello para la detección de alteraciones de la tiroides. Además, se brindarán charlas para despejar las dudas e inquietudes de los asistentes.

Tanto la Semana Mundial de la Tiroides como las Jornadas llevadas a cabo en el Hospital de Clínicas tienen por objetivo concientizar a la población respecto de la importancia del control glandular y de la consulta con un especialista. El diagnóstico precoz es la clave para un tratamiento adecuado y mejora las perspectivas de control de esta alteración glandular.

La prevalencia de las enfermedades funcionales de la glándula tiroides es muy elevada en la población general. Suelen ser más frecuente en mujeres que en hombres. Se estima que aproximadamente más del 5% de la población mundial sufre algún tipo de alteración tiroidea.

La función principal de esta glándula es producir dos hormonas llamadas T3 y T4, que tienen la capacidad de actuar como el combustible para que todas las células de nuestro organismo funcionen correctamente. Cuando la tiroides produce menos hormonas (hipotiroidismo), todos los órganos comienzan a trabajar más lentamente y, consecuentemente, pueden aparecer algunos síntomas como cansancio, piel seca, dificultad para concentración, leve aumento de peso, etc. Dentro de las disfunciones tiroideas, los especialistas señalan una mayor prevalencia del hipotiroidismo a nivel general en la población.

Por el otro lado, cuando se produce mayor cantidad de hormonas que lo normal (hipertiroidismo) todas las funciones vitales están aceleradas y los síntomas más frecuentes incluyen la presencia de palpitaciones, sudoración, temblores, nerviosismo y ansiedad, entre otros. El hipertiroidismo es mucho menos frecuente, (0,2-0,5% de la población general), pero sus síntomas son generalmente más evidentes y esto lleva antes a la consulta médica. 

La glándula tiroides puede funcionar correctamente y presentar alteraciones en su forma. El aumento de tamaño de la tiroides se denomina bocio y esta alteración puede presentarse en forma difusa o de manera localizada. Esto último es lo que denominamos nódulo tiroideo. Las cifras indican que la prevalencia de alteraciones de forma de la tiroides es cercana al 5% de la población general. Sólo un bajo porcentaje de los nódulos tiroideos (menos del 4%) terminará siendo maligno.


Sitio web diseñado, producido y administrado por la Secretaría de Relaciones Institucionales, Cultura y Comunicación /// Viamonte 430 /// correouba@rec.uba.ar