Reportaje a la doctora Mariel Emilce Alejandre

La docente de la Facultad de Farmacia y Bioquímica obtuvo el "Décimo tercer premio Eupharlaw-Ibercisalud a la personalidad del año 2013 en el sector farmacéutico internacional". Es la primera vez que un profesional de Latinoamérica recibe esta distinción

La doctora Mariel Emilce Alejandre, docente de Bioquímica Clínica y de Atención Bioquímica de la Facultad de Farmacia y Bioquímica obtuvo el "Décimo tercer premio Eupharlaw-Ibercisalud a la personalidad del año 2013 en el sector farmacéutico internacional", por su contribución a la mejora de la información terapéutica mediante la atención bioquímica. Es la primera vez que un/a profesional de Latinoamérica recibe esta distinción. UBA Salud la entrevistó.

UBA Salud: ¿La bioquímica es un invento argentino? ¿Cómo nace? ¿Qué circunstancias sociales, económicas y de desarrollo de la ciencia hicieron posible su aparición y desarrollo?

Doctora Mariel Emilce Alejandre: La Bioquímica es un invento argentino, como el dulce de leche o la birome y si bien es hoy una profesión consolidada en nuestro país, desde sus comienzos en el primer cuarto del siglo pasado se vio influenciada por las demandas y actualizaciones propias de la evolución científico-técnica y social. Su nacimiento surge debido a que en la segunda década del siglo XX, los emergentes requerimientos en el campo de la salud y las necesidades del diagnóstico clínico, definían la necesidad de un nuevo actor en el equipo de salud que pudiera oficiar de nexo entre los análisis físicos y químicos realizables en los fluidos biológicos (sangre y orina fundamentalmente) y los procesos médicos de diagnóstico.

Este concepto inspiró y dio origen a la iniciativa del profesor Juan Antonio Sánchez, doctor en Química y Profesor de Química Analítica de Medicamentos, y por entonces Consejero por la Escuela de Farmacia de la Facultad de Ciencias Medicas de la Universidad de Buenos Aires, quien propuso la creación de la Carrera de Doctorado en Bioquímica y Farmacia como un perfeccionamiento de la carrera de Farmacia.

Así creada, el 28 de noviembre de 1919, la carrera de Bioquímica (título abreviado) forjo egresados que rápidamente adquirieron prestigio e identidad propia, transformándose en los profesionales expertos en reactivos y técnicas analíticas artesanales, aptas para ser ejecutadas en los laboratorios rudimentarios y en la trastienda de las farmacias de esas épocas. Los nuevos profesionales universitarios desarrollaron rápida y eficazmente, todas las aéreas de incumbencia profesional y para la mitad del siglo, los bioquímicos proveían un actualizado servicio analítico para el diagnóstico clínico.

UBA Salud: Usted ha destacado que la atención bioquímica constituye un cambio de paradigma ¿Cuáles son los escenarios y los desafíos a los cuales la sociedad se enfrenta en la actualidad?

Doctora Mariel Emilce Alejandre: La sociedad que emerge en nuestro país en el nuevo milenio, se caracteriza por ser una sociedad con capas sociales con diferente poder adquisitivo, con una mayor expectativa de vida, con demandas de mayor información y de una adecuada atención. El paciente actual actúa en su propio beneficio, a través de la información que obtiene por Internet. La posibilidad de acceso directo e independiente a la información, hace replantear la valoración del conocimiento de todos los profesionales en el campo de la salud.

Más y mejores servicios son absolutamente requeridos, lo que obliga a las organizaciones, a las empresas y a los profesionales, a realizar profundos replanteos y re-ingenierías a fin de adaptarse a las nuevas condiciones de los años venideros. La Atención Bioquímica plantea un enfoque totalmente innovador desde una perspectiva que ubique al ciudadano-paciente en el centro de la escena. El bioquímico debe cumplir su rol referencial único en los datos bioquímico-clínicos dando la respuesta adecuada a esta demanda social de nuestro tiempo. Para ello debe hacerse un replanteo de su ejercicio profesional a través de un cambio de paradigma, de un eje en la enseñanza y el ejercicio profesional centrado en la técnica analítica, a un nuevo eje centrado en el paciente desde el cual pueda continuar su presencia en el equipo de salud y conservar el prestigio social de siempre.

UBA Salud: Usted ha enfatizado que “hacer bioquímica no es hoy, hacer análisis de laboratorio” 

Doctora Mariel Emilce Alejandre: Las nuevas necesidades sociales implican para la bioquímica una nueva relación con los otros miembros del equipo de salud y con la gente, es decir una reingeniería que permita repensar el ejercicio bioquímico para adecuarlo al nuevo milenio.

Involucrar a la población en el cuidado de su propia salud y abrir las puertas del laboratorio ofreciendo sin intermediarios, el conocimiento bioquímico, es atención primaria de salud y uso racional de los recursos sanitarios.

Profesionalizar las etapas pre y pos analíticas del ensayo de laboratorio es la clave, definida como “la realización responsable de los análisis clínicos, previo conocimiento de la situación de salud e información al paciente, con la correspondiente interpretación y conclusión de los mismos para obtener un diagnóstico, y la provisión de cuidados e información científica y objetiva para lograr resultados en la salud que sirvan para mejorar la calidad de vida de los población”, la atención bioquímica potenciará la información y el valor diagnóstico de los exámenes realizados en un laboratorio y ampliará el papel y la demanda laboral del bioquímico como asesor del médico y proveedor de cuidados directos al paciente.

El ejercicio de nuestras incumbencias nos empuja a la búsqueda incansable de altos niveles de confiabilidad y seguridad en la obtención de resultados que no sólo sean un dato analítico, sino información clínicamente útil. Esto último, que va mucho más allá del arte de los ensayos del laboratorio, requiere de una dedicación intensa, tanto para la promoción de la salud como en el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades. El cambio en los roles tradicionales de nuestro diario desempeño tras esos objetivos, aumentará sin dudas la percepción de la población respecto de la profesión bioquímica y de su función social.

UBA Salud: Teniendo en cuenta este panorama ¿Cuál es el rol desempeñado por la Universidad en general y particularmente por la UBA en materia de producción de conocimiento y de investigación?

Doctora Mariel Emilce Alejandre: El rol de las Universidades es fundamental y en este punto es necesario comprender que si bien las actuaciones en investigación de nuestros egresados son de excelencia, alrededor del 80% de los profesionales bioquímicos se dedicarán a los análisis clínicos y con esto, a la atención de la salud de la población. Los educadores universitarios no debemos perder de vista el perfil profesional de nuestros graduados y en este punto, el mayor desafío tal vez radique en no permitir que algunas materias de la currícula se transformen inadecuadamente en el centro de atención y de exigencias desproporcionadas en la formación académica, para dar paso al equilibrio en el enfoque y la profundidad de las mismas.

En adición, el deber de una profesión superior es el de concretar en hechos útiles los elementos que aportan la investigación y los avances en la tecnología aplicados a los nuevos tiempos, de manera que los futuros Bioquímicos puedan cumplir con el rol referencial único, en los datos bioquímico-clínicos.

Aunque en un futuro cercano debería incluirse en la formación de grado, la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA es la única unidad académica que incluye como parte de su oferta de posgrado el curso de Atención Bioquímica que pretende aportar nuevos conceptos que resultan de vital importancia para el nuevo ejercicio profesional. El planteo que articula las propuestas que conforman el curso, radica en la certeza de que es necesaria una redefinición del perfil de los bioquímicos, un análisis que actualice el paradigma de la práctica profesional y que dé lugar a un mejor aprovechamiento de la formación y la pericia de sus protagonistas, que deben dejar de ser meros intermediarios entre los médicos y el dato analítico provisto por una máquina, para convertirse en un actor de mayor relevancia en el proceso sanitario.

UBA Salud: Usted ha sido reconocida por dos organizaciones que trabajan muy fuertemente en el derecho farmacéutico y en los derechos que como ciudadanos tenemos al acceso a la información en el área de la salud.  ¿Considera que se trata de derechos difundidos y conocidos? ¿Qué acciones son posibles de ser desarrolladas para mejorar esta situación?

Doctora Mariel Emilce Alejandre: Si bien se dan pequeños pasos en este sentido y cada una de las profesiones vinculadas a la salud de la población, junto con el Ministerio de Salud de la Nación y los Ministerios de Salud Provinciales se esfuerzan en campañas de índole nacional y/o provincial. A mi humilde entender todavía no se comprende el concepto en forma global, no se informa a los ciudadanos respecto de sus derechos en salud, ni se aprovechan todos los recursos sanitarios disponibles. Fundamentalmente los recursos humanos, que son junto a los tecnológicos, los dos más importantes de los que se dispone para pagar esta deuda pendiente con la sociedad Argentina. 

Toda capacitación será necesaria y bienvenida a tal fin, la preparación continua de los agentes sanitarios es un eslabón dentro de las necesidades que se deben cumplir para proveer Atención Bioquímica. Si además ésta, se centra en los Derecho de Salud, resulta aún más pertinente, necesaria y por demás acorde a los nuevos tiempos y los nuevos escenarios en salud donde el centro está ocupado por los paciente y donde todos los profesionales del equipo guardan una relación horizontal entre sí y a favor de la atención al ciudadano.

UBA Salud: ¿Qué siente usted al haber sido la primer profesional de Latinoamérica en recibir este premio?

Doctora Mariel Emilce Alejandre: La noticia del premio fue una gran sorpresa, no tenía idea de que estarían analizando mi humilde aporte para considerar otorgarme semejante distinción. Entendí que vino a apoyar en mi figura, el concepto de Atención Bioquímica que si logramos poner en práctica en forma masiva, no solo hará que los Bioquímicos demostremos el interés público de nuestra profesión sino que habremos transitado algunos pasos en este largo camino de asegurar el derecho en salud de los ciudadanos.

UBA Salud:  Hay muchos jóvenes que, en cuanto a su orientación vocacional, tienen dudas. Piensan en cursar una carrera científica, pero aún no deciden cuál. ¿Qué les diría a ellos sobre la bioquímica?

Doctora Mariel Emilce Alejandre: Les diría que se animen a abrazar esta profesión, que el horizonte de la actividad  profesional del bioquímico ya no está confinado al laboratorio, somos responsables y co-responsables de los resultados obtenidos por cada uno de nuestros pacientes, producto de las intervenciones profesionales realizadas.

Elegir ser Bioquímicos hoy implica generar encuentros personales, profesionales y responsables con los pacientes, en una consulta semi privada o privada en la etapa pre-analítica del análisis de laboratorio, ya no es posible que nuestro primer contacto con ellos sea a través del líquido biológico que llega a la mesada del laboratorio para su análisis. Que sepan que ser Bioquímicos implica aceptar que con la obtención del dato analítico comienza nuestro verdadero rol científico profesional de la fase pos-analítica, con la formulación de una conclusión biodiagnóstica y la comunicación de la información clínicamente útil.

La bioquímica tiene un ejercicio profesional diferente y el bioquímico del nuevo milenio cumple un papel preferencial en la ayuda al médico en el arribo al diagnóstico clínico de los pacientes y, en el marco de la medicina preventiva, en los cuidados de salud directo a los ciudadanos.


Sitio web diseñado, producido y administrado por la Secretaría de Relaciones Institucionales, Cultura y Comunicación /// Viamonte 430 /// correouba@rec.uba.ar