sumario  
  editorial  
  staff  
  otros números  
     
  contacto . infosite  
 
 
 
 
 

Celebración conjunta en las naciones latinoamericanas

 
 

Bicentenarios: una construcción de pluralidades

 
  Los bicentenarios de las naciones latinoamericanas están ya muy próximos. Bolivia y Ecuador lo celebrarán este mismo año; Argentina, Chile, Colombia, México y Venezuela en 2010 y Paraguay en 2011. A las comisiones nacionales creadas en los distintos países para organizar los festejos se suman organismos provinciales, municipales y grupos de la sociedad civil. A la vez, se proponen programas conjuntos de asociaciones latinoamericanas regionales o subregionales.  
     
     
 

Con ritmo creciente, durante estas vísperas ha ido surgiendo un conjunto diverso de propuestas y de acciones de conmemoración con dimensiones, alcances y sentidos en los que pueden verse ya coincidencias, divergencias, paralelismos.

La construcción social de estas conmemoraciones está en marcha y ha adquirido una dinámica de crecimiento tendencialmente vertiginosa. A ella se suman actores múltiples dispuestos a la participación, y se agregan líneas de trabajo a las posibles agendas bicentenarias: desafíos y oportunidades a distintas escalas territoriales van haciendo visible un abanico de aspiraciones a las que estas celebraciones habrán de dar respuesta.

Las nuevas tecnologías, tal vez, aporten a este proceso preparatorio y anticipatorio algo más significativo que los medios de comunicación tradicionales. Configuran un panorama complejo en el que todavía pareciera difícil leer la totalidad de esta construcción conmemorativa como algo más que un mosaico, sino como un tejido de acciones enlazadas, proactivas y sinérgicas.

Esta dificultad de observación es producto también del vértigo mencionado y de la profusión de voces. Lo que puede percibirse quizás como una constelación dispersa es un caudaloso fluir de actividades que se extienden tanto sobre el campo histórico y cultural como sobre las obras públicas y urbanas, incluyendo políticas y metas educativas, sociales, tecnológicas y científicas, así como reflexiones sobre el pasado, presente y futuro de las naciones y la región.

Por otro lado, es también visible una experiencia de construcción regional de las conmemoraciones muy distinta de lo que ocurrió un siglo atrás. Las sociedades latinoamericanas y sus gobiernos tienen en la actualidad más tendencia a compartir actividades de conmemoración que hace un siglo. Vienen así celebrándose reuniones y proponiéndose instancias institucionales de diálogo y de elaboración de metas y de compromisos compartidos.

De ese modo, han emergido agrupaciones sub-regionales, latinoamericanas e iberoamericanas. Por ejemplo, el Grupo Bicentenario iniciado a fines de 2007 -integrado por Argentina, Chile, Bolivia, Colombia, Ecuador, México y Venezuela en su inicio-, y que desde 2008 está abierto a la participación de la totalidad de los países latinoamericanos, España y Portugal.

La Organización de Estados Iberoamericanos OEI y la Secretaría General Iberoamericana SEGIB, por su parte, comparten el objetivo de involucrar a la ciudadanía a través de la realización de foros, concursos, exposiciones y sitios interactivos de Internet. Y avanzan sobre el eje educativo con las “Metas Educativas 2021: la educación que queremos para la generación de los Bicentenarios”. Además, articulan propuestas culturales que, compartidas, tienen sus versiones en paralelo según los preparativos nacionales, como por ejemplo, los concursos de artes escénicas y audiovisuales.

Las universidades de la región, convocatorias y propuestas académicas

Dentro del panorama universitario latinoamericano, el Bicentenario es un motivo convocante para actividades académicas de todo tipo. Encaran tanto el planteo de relatos sobre los procesos independentistas de hace doscientos años como la reflexión sobre el presente y las expectativas para el futuro en este umbral del tercer siglo de vida independiente. No es sorprendente entonces que, en numerosas sedes universitarias, se organicen actividades conmemorativas de sus respectivos bicentenarios nacionales.

En México, la Universidad de Guanajuato, la Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo, la Universidad Veracruzana, la Universidad de Querétaro, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Autónoma Metropolitana organizan encuentros y publicaciones de los avances de trabajos de investigación. Enfocan intensamente la observación de las instituciones y las prácticas políticas en tiempos de la Independencia y en los de la Revolución Mexicana, cuyos Bicentenario y Centenario respectivos están por conmemorarse.

En la Universidad de Buenos Aires, a la creación del Programa Bicentenarios en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo en 2006 se le sumó el de la Facultad de Derecho en 2007. Además, la Facultad de Ciencias Económicas ha celebrado sus II Jornadas de Administración en 2008 con el título de “Repensar la gestión camino al Bicentenario”. En la organización de los “Foros del Ciudadano. Camino al Bicentenario” promovidos en 2008 por la Universidad Nacional de Córdoba y el diario La Voz del Interior hay un ejemplo de gestión compartida.

Gracias a la oportunidad del Bicentenario también se destinan esfuerzos presupuestarios ad hoc para el sector universitario. Tal es el caso de la Universidad Nacional de Colombia (UNC) que, desde 2006 y a través de una Comisión especial, asumió diversas iniciativas articulando unidades y sedes, de modo que en todas las áreas de conocimiento se reflexione sobre el Bicentenario.

Desde marzo de 2009 abrió una convocatoria dirigida a proyectos estudiantiles de grado en artes, ciencias sociales, salud, ciencias puras, humanidades e ingenierías. Hace un año, las Convocatorias Bicentenario- Programas nacionales de investigación de la UNC llamaron a la presentación de proyectos quinquenales de investigación, expresando el especial interés por los estudios inter- disciplinarios con motivo del Bicentenario.

Al mismo tiempo, la Universidad de Chile en marzo de 2009 concretaba un memorando de acuerdo con el Ministerio de Educación para mutuos aportes presupuestarios como inversión en las humanidades, las artes y las ciencias sociales y de la comunicación, coincidiendo además con el anuncio de la Presidencia de la República de un presupuesto equivalente para el resto de las universidades estatales.

Existen también otras iniciativas de asociación entre las que se destaca la formación de nuevas redes de alianzas cooperativas para propuestas de investigación o de experiencias regionales o subregionales. Entre las iniciativas binacionales, en 2004 la reunión promovida por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales FLACSO- Chile, tuvo como eje la pregunta acerca de si es posible construir una relación estratégica argentino-chilena de cara al Bicentenario. En su documento de trabajo se previeron escenarios sesgados por las políticas económicas y de seguridad binacionales. Un año después, en 2005, la Universidad Nacional de Cuyo, a través de los institutos de las Facultades de Filosofía y Letras y de Ciencias Políticas y Sociales, celebró el Foro Argentino-Chileno sobre el Bicentenario de los dos países, bajo la consigna “Colonia. Revolución. Independencia: nuevos paradigmas, nuevos significados”. Tuvo la participación de la Universidad de los Andes (Chile) y la adhesión de la Universidad del Comahue (Argentina), la Universidad de Santiago, la Universidad de Concepción y la Universidad Católica Silva Henríquez (Chile).

La UNCuyo presentó recientemente un programa que prevé, además de la organización de eventos, la colaboración con otras universidades sur andinas y la creación de una Cátedra Virtual para la Integración Latinoamericana.

En 2008, la Red Andina de Universidades y la Universidad Católica de Cuyo realizaron el acto de Lanzamiento del Bicentenario sobre el eje educación y cultura. Por su parte, la Universidad Católica Argentina realizó en mayo, en su sede de Puerto Madero, Buenos Aires, el Congreso “Hacia el Bicentenario (2010-2016)” Memoria, Identidad, Reconciliación”.

Redes y producción regional bicentenaria

La Universidad Central de Chile presentó su apoyo a la Convocatoria Internacional “Construir Bicentenarios Latinoamericanos en la Era de la Globalización”, organizada entre abril y septiembre de 2008 por la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, en convenio con el Observatorio Latinoamericano de la New School University de Nueva York, para la presentación de ensayos escritos y presentaciones audiovisuales acerca de los centenarios y bicentenarios en América Latina.

Los cinco trabajos premiados fueron expuestos por sus autores en la Conferencia Internacional “Los Desafíos de las Conmemoraciones de la Independencia de las Naciones Latinoamericanas” celebrada el 26 y 27 de febrero de 2009 en la New School University de Nueva York. Allí participaron representantes de 21 universidades y 12 instituciones de 12 países.

De los cuatro ensayos premiados, tres se centraron en cuestiones urbanas y otros dos analizaron el papel de los medios de representación visuales durante el Centenario y su posible impacto en la construcción del Bicentenario. El audiovisual premiado se refirió a la condensación del tiempo histórico nacional en el espacio físico de la plaza de Mayo en Buenos Aires. Estas presentaciones fueron contextualizadas desde diversas perspectivas regionales y nacionales. Y culminaron en la discusión de futuras líneas de investigación sobre los bicentenarios latinoamericanos. Por ejemplo, el impacto de la crisis financiera global sobre América Latina (Michael Cohen, OLA, NS); el sentido de las conmemoraciones bicentenarias en el contexto político progresista de numerosos países latinoamericanos y el creciente número, modalidad y diversidad de iniciativas, agentes, actores y localidades involucradas (Margarita Gutman, FADU, UBA y OLA, NS); y el contraste de los sentidos históricos entre los centenarios y los bicentenarios, a la luz de la incipiente emergencia de discusiones sobre identidades locales. (Fernando Carrión FLACSO- Ecuador).

Esta perspectiva regional fue enriquecida por los aportes de los representantes permanentes de Ecuador y Bolivia ante las Naciones Unidas. La embajadora María Fernanda Espinosa (Ecuador) destacó la necesidad de recuperar la construcción de una nación viva, no esencialista, plurinacional y mestiza, que incluya a la comunidad migratoria en el marco de las democracias desterritorializadas. Y sostuvo el concepto de soberanía como elemento de resistencia y supervivencia, en el contexto de la integración cultural, social y comercial latinoamericana.

El embajador Pablo Sólon Romero (Bolivia) redefinió este segundo centenario como un segundo proceso de la independencia, como una revolución cultural y democrática cuyas consecuencias marcan una fuerte ruptura entre Bolivia y los centros de poder. Remarcó además que esta segunda independencia está ligada a los procesos de integración regional latinoamericana, al cambio de las reglas de funcionamiento global y a la ruptura de las “telarañas” de la dominación.

También desde una perspectiva regional, Bernardo Kliksberg (PNUD) analizó las impactantes consecuencias de la crisis económica internacional sobre las sociedades. Y, en especial, sobre la pobreza en América Latina si se siguen aplicando las políticas y éticas neoliberales. Por esto, propuso la aplicación de políticas públicas enmarcadas en una ética social, en tanto las respuestas a la crisis serán más efectivas en las sociedades más democráticas.

Desde enfoques nacionales, se analizaron las actividades bicentenarias en marcha en la Argentina (Rita Molinos, FADU, UBA), México (Viginia Guedea, UNAM) y Chile (Patricio Gross, UCEN), en relación a las iniciativas de los gobiernos e instituciones nacionales, estatales y municipales, así como de la sociedad civil y su manifestación en obras urbanas y actividades sociales y culturales.

Coincidencias

Tal vez la primera coincidencia haya sido el casi unánime proceso de revisión de la experiencia de hace cien años. Desde hace tiempo, y quizás como primer signo de los bicentenarios por venir, se fueron reconsiderando las historias de los tiempos del Centenario con nuevas miradas que incluyeron a los sectores no convocados entonces a celebrar, aquellos que no aparecieron como protagonistas en las fotos de los álbumes oficiales. Se analizaron rasgos ocultos en las memorias formalizadas durante las celebraciones y se observaron los festejos en contextos que incluyeron otros datos, como la protesta social y el estado de sitio.

Hoy es posible entender a las conmemoraciones centenarias de las entonces jóvenes naciones latinoamericanas como construcciones auto-celebratorias de los sectores hegemónicos, donde las capitales nacionales fueron los escenarios exclusivos de la representatividad nacional y sedes de los recursos simbólicos (cada una de ellas, aspirante a una París latinoamericana).

También se revisan otras dimensiones del alcance del discurso que hace cien años suponía un progreso indefinido en naciones orgullosas de su rol en la integración al mercado mundial. En el primer Centenario, ilustres visitantes y actos públicos tuvieron su registro en objetos para la memoria. En ese entonces, se selló una narración del pasado histórico, un modelo institucional y una idea de futuro, forjando huellas, memoria y patrimonio según el sentido de la organización social de su modelo.

Pero, pensar en la actualidad sobre el Centenario nos remite a un retrato al que ya no habremos de parecernos. Para algunos, por lo que se ha perdido; para otros, por lo que puede lograrse en el umbral del tercer siglo de construcción post colonial.

Las agendas latinoamericanas coinciden en los desafíos para las conmemoraciones bicentenarias. Se presentan como espacios en construcción que atienden a la localización múltiple de los festejos reconociendo la historia territorial del proceso de descolonización, a los pueblos originarios, a la imperiosa necesidad de la inclusión social, a la consideración de los migrantes, a las cuestiones de género y a las metas de educación desarrollo y de justicia social.

Estas celebraciones nos ponen frente a dimensiones del tiempo no cotidianas, permiten pensar en siglos; ubicándonos al cierre del segundo, abriendo el escenario del tercero. Nos permiten pensar en generaciones del Bicentenario. Una, la que asume el desafío, y otra, la de jóvenes y niños, testigos y protagonistas de lo que de este proceso resulte.

Unos y otros quizás conviertan la experiencia en rito de pasaje al ejercitar, insistentemente, el poder integrador que ofrece la triple mirada en el tiempo. Hacia el pasado, incorporando la evaluación de logros y desilusiones de los últimos doscientos años; hacia el presente, reconociendo los problemas y elaborando diagnósticos y propuestas; y hacia el futuro, diseñando un horizonte para los próximos cien años que dé sentido a las decisiones en el presente.

Referencias
[1] En http://www.grupobicentenario.org/ se publican las actas de acuerdos del grupo. El Grupo Bicentenario, una instancia de coordinación de las conmemoraciones a través de los gobiernos nacionales, cuenta con el apoyo de la SEGIB , la OEI y la Comisión Española para la Conmemoración de los Bicentenarios de los Países Latinoamericanos. Tuvo su origen en la X Conferencia Iberoamericana de Cultura celebrada en julio de 2007 en Valparaíso, Chile. Uno de los artículos de su declaración está orientado a “apoyar la elaboración de una agenda compartida para la celebración de los bicentenarios de las independencias”. Estas intenciones fueron ratificadas en el Plan de Acción aprobado en la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que tuvo lugar en noviembre de 2007 en Santiago de Chile.
[2] http://www.oei.es/cultura2/marcodeaccion/bicentenario.htm
[3] Ver box proyectos del Programa FADU.
[4] http://www.bicentenario.unal.edu.co/Convocatorias/ConvocatoriaBicentenario - Programas nacionales de investigación.pdf
[5] http://www.universia.cl/portada/actualidad/noticia_actualidad.jsp?noticia=141249
[6] http://www.flacso.cl/flacso/documentos/dcto_base_FLACSO.pdf
[7] marzo de 2009, http://www.uncu.edu.ar/contenido
[8] http://www.observatorylatinamerica.org/_esp/events_x_call_esp.html. Ver box convocatoria
[9] Ver box convocatoria