Logo de la Universidad de Buenos Aires

NOTICIAS

Imagen ilustrativa UBAHOY
| INSTITUCIONAL

Edelmira Mórtola, la primera geóloga argentina

En el marco de la semana de la Mujer, recordamos a quien fuera una pionera en el campo de la ciencia en nuestro país. Egresada de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Mórtola se consagró como la primera mujer argentina en ejercer la geología. Realizó importantes investigaciones de mineralogía, se dedicó profunda y dedicadamente a la docencia y construyó un museo que, actualmente y en su honor, lleva su nombre.

Imagen de la noticia Edelmira Mórtola, la primera geóloga argentina

Edelmira Inés Mórtola fue la primera mujer argentina que se recibió de Doctora en Ciencias Naturales, con orientación geológica, en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires. Su paso por la facultad marcó un hito sin precedente, ya que previo a ella, sólo dos hombres habían egresado de la carrera, por lo que logró convertirse en la tercera geóloga del país.                                          

La científica se destacó académicamente desde una muy temprana edad. Realizó sus estudios secundarios entre 1908 y 1912 en el Liceo Nacional de Señoritas de la Capital Federal. Luego, ingresó en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, donde se desempeñó satisfactoriamente con un promedio de 9.35, que le valió la distinción del Premio Strobel en 1918.

Pionera en muchos aspectos, se incorporó, apenas graduada de la carrera, como ayudante geóloga en la Dirección General de Minas y Geología en 1918, convirtiéndose en la primera mujer profesional de la institución. Este hábito precursor nunca dejó de caracterizarla: se recibió de doctora con una tesis sobre rocas alcalinas de la provincia del Chubut en 1921 y luego, a partir de 1923, comenzó su carrera académica en la facultad que la vio prevalecer en un ámbito tradicionalmente masculino.

A lo largo de su trayectoria, la geóloga escribió el libro “Nociones de Mineralogía”, producto de su tarea como jefa de trabajos prácticos. En él recopiló todos los años del exhaustivo trabajo de análisis y clasificación respecto de su materia. El libro tuvo gran éxito, ya que fue útil para el estudio tanto en el nivel secundario como universitario.

Además, fue profesora en la Facultad, en el Liceo Nacional de Señoritas N° 1 y en el Instituto Nacional del Profesorado Joaquín V. González. Esta vocación de enseñanza fue lo que le permitió a muchas de sus alumnas mujeres allanar su propio camino en la vida universitaria y en el mundo científico, por lo que resultaron distinguidas científicas.

Mórtola destinó gran parte de su vida a la docencia. Incluso, logró ocupar el cargo de profesora titular de la Facultad, siendo uno de los más notables reconocimientos de su profesión. Por alrededor de cuarenta años formó a las primeras generaciones de geólogos argentinos, brindando un fuerte apoyo a las jóvenes colegas, que siempre le demostraron su admiración y cariño.

Esta reciprocidad contribuyó a la formación de un legado comprometido de profesionales de las Ciencias de la Tierra, e incluso, de rectores de la Geología Argentina. Ella es considerada como la primera Profesora argentina de Minerología, y la calidad de su enseñanza fue tan valiosa que alumnos de doctorados de distintas universidades del país concurrían a los laboratorios a su cargo en Buenos Aires.  Además, trató con Bernando Houssay, quien siempre le brindó su apoyo y, en varias oportunidades, la consultó sobre cuestiones de índole científica.

La doctora Mórtola falleció a los 79 años de edad, en 1973. Su investigación, trabajo y estudio confluyen en una de sus más grandes creaciones: el Museo de Minerología, que se encuentra en la Facultad. En él, se encuentran organizadas y exhibidas especies minerales que estudió en la Patagonia para sus innovadoras publicaciones que, hasta el día de hoy, luego de ochenta años, sigue siendo material de consulta obligatoria.